domingo, 11 de diciembre de 2016

Mundo Bolo | Si bebes, no cantes (I)

Teatro María Guerrero (web)
En el Mundo Bolo hay grandes bebedores (y también grandes comedores, y no sigo, que estamos en horario infantil). ¿Y cómo no va a haberlos si hasta mi primera y muy opusiana profesora de la Escuela de Canto recomendaba encarecidamente a todos sus alumnos beber media copita de Rioja antes de cada concierto como método infalible para calentar la voz? Este consejo, aparentemente inocente, casi consiguió acabar con mi carrera cuando estaba iniciándola (después ya la destrozaron otros factores sin que mediara el alcohol, pero esa es otra historia).

Actuaba en un concierto con uno de mis coros de toda la vida y por aquello de seguir las instrucciones de mi maestra (que una es muy bien mandada) antes de entrar en la sala y aunque he sido siempre partidaria del Albariño, me bebí la consabida copita de Rioja. Lamentablemente el vino interaccionó con la medicación que estaba tomando provocándome tal borrachera que a mi lado hasta Bukowski habría parecido de la Liga de la templanza.

En las primeras piezas que cantaba con el coro conseguí mantener una apariencia de normalidad. El problema llegó en el momento en el que el programa marcaba el inicio de las obras para solista. El director me hizo una seña para que me acercase al piano y yo con total naturalidad, le contesté con un sonriente “no”. El volvió a insistir perplejo, yo volví a decir que no y así seguimos con el intercambio, hasta que en las primeras filas del auditorio empezaron a darse cuenta de lo que pasaba.

Algunas voces del público empezaron a unirse al director: “venga, canta”. Mientras yo – según me contó después mi horrorizada familia - con una sonrisa inmensa seguía repitiendo “NOOOOOOOO”, acompañándome ahora con gestos ampulosos del índice rubricando la negación. Al final, supongo que por cansancio, cuando ya una gran parte del público lo reclamaba, acabé accediendo graciosamente a hacer mi parte y, acercándome al piano, interpreté las piezas previstas. Por supuesto no he vuelto a beber la media copita preconcierto nunca más (tampoco he querido ver nunca el vídeo de ese recital).

No hay comentarios:

Publicar un comentario