jueves, 20 de agosto de 2015

La Schubertiada de Vilabertrán lleva el lied y la música de cámara del romanticismo a l'Empordà

La XXIII Schubertiada de Vilabertrán, que se celebrará desde el 20 hasta el 29 de agosto en la villa gerundense, se iniciara este jueves 20 con el concierto de la soprano canadiense Measha Brueggergosmann y el pianista Justus Zeyen. Ambos interpretarán canciones de Franz Schubert, de Maurice Ravel y de Richard Wagner.

El festival presenta otros seis conciertos de lied interpretados por el barítono Luca Pisaroni y el pianista Wolfram Rieger el viernes 21, con obras de Schubert; el también barítono Matthias Goerne con Alexander Schmalcz al piano, el domingo 23, con un repertorio de Schuman; el jueves 27, la mezzosoprano Sarah Connolly, mezzosoprano y el repertorista Malcolm Martineau, con obras de varios autores; el viernes 28 a las 18.30, el barítono Oddur Jonsson con la pianista Júlia Pujol y a las 21.30 horas, la soprano Dorothea Röschmann con Malcolm Martineau al piano; y el sábado 29, la soprano Elena Copons con el Cor de cambra de la Diputació de Girona y el pianista Francisco Poyato, con un programa de obras de Schubert.

La canción de la tierra de Gustav Mahler, el sábado 22 de agosto, interpretada por el barítono Matthias Goerne y el tenor Charles Reid y dirigida por Josep Pons, y nueve conciertos de grupos de cámara, piano y violonchelo completan el programa del certamen. Los precios de las entradas oscilan entre los 10 y los 60 euros y existen abonos para todo el festival o para los apartados de lied o de música de cámara.

Las Schubertíadas eran originariamente reuniones de músicos, pintores, poetas y melómanos que se juntaban en Viena en torno a Franz Schubert para organizar largas sesiones en las que se comía, se bebía, se leía poesía y en las que siempre se hacía música. Tras la prematura muerte del compositor sus amigos continuaron celebrándolas, pero con el paso del tiempo quedaron reducidas a las que organizaba la Asociación de amigos de Franz Schubert con motivo de los aniversarios del nacimiento y la muerte del compositor. En los años setenta, "coincidiendo con el redescubrimiento mundial de la obra de Schubert se organizó en el pueblo austríaco de Hohenehms una Schubertiada anual, cuyo éxito inmediato obligó a trasladarla a la ciudad de Feldkirch, desde donde la idea se extendió a otros países hasta llegar a Vilabertran en 1992", explican en la web del festival ampurdanés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario