sábado, 19 de noviembre de 2016

El Real repone 'La clemenza di Tito' como homenaje a Mortier

'La Clemenza di Tito' (Teatro Real)
El Teatro Real repone este sábado 19 de noviembre una producción del Festival de Salzburgo de 'La clemenza di Tito' que ya se pudo ver en la temporada de 2012 del coliseo, programada por Gerard Mortier. Con el reestreno de este montaje de 1982 creado y dirigido por el matrimonio Ursel y Karl-Ernst Herrman, el coliseo pretende rendir homenaje, dos años después de su fallecimiento, al que fue su director artístico de 2010 a 2013. La obra contará con la dirección musical del director francés Christophe Rousset, especialista en este repertorio, que se colocará frente a un doble reparto y al coro y la orquesta titulares del Real con Christophe Rousset al fortepiano (bajo continuo).

El doble reparto está compuesto por los tenores Jeremy Ovenden y Bernard Richter (Tito), las sopranos Karina Gauvin y Yolanda Auyanet (Vitellia), las mezzosopranos Monica Bacelli y Maite Beaumont (Sesto) y las sopranos Sylvia Schwartz y Anna Palimina (Servilia). La mezzosoprano Sophie Harmsen (Annio) y el barítono Guido Loconsolo (Publio) completan el elenco.

La obra se representará los días 19, 20, 21, 23, 24, 25, 26, 27 y 28 de noviembre de 2016 y la función del día 26 se transmitirá en directo por la Unión Europea de Radiodifusión (UER). El precio de las entradas disponibles oscila entre los 65 y los 382 euros.



'La clemenza di Tito' fue escrita con motivo de la coronación de Leopoldo II como rey de Bohemia y se estrenó el 6 de septiembre de 1791, en el Teatro Nacional de Praga, horas después de la ceremonia. Fue la última creación del compositor de Salzsburgo, aunque posteriormente, el 30 de septiembre, se estrenó 'La flauta mágica', compuesta antes. La ópera cuenta la historia del emperador Tito, al que retrata como hombre justo y clemente, capaz de perdonar a su amigo Sesto y a su prometida, Vitellia, que habían intentado asesinarle. Está basada en la obra original de Pietro Metastasio, adaptada por Caterino Mazzolà.


ARGUMENTO (facilitado por el teatro)
ACTO I
Cuadro 1
Despechada por el anuncio de que Tito va a casarse con la extranjera Berenice, Vitellia hace jurar a su amante Sesto que urdirá una conspiración para asesinar al césar, a lo que Sesto se pliega pese a su incondicional admiración por Tito. Annio llega entonces con el anuncio de que Tito ha decidido finalmente tomar una esposa romana en lugar de Berenice, lo que hace a Vitellia desistir de su criminal propósito. Una vez solos, Annio pide a Sesto que interceda ante Tito para casarse con Servilia, la hermana de Sesto, a lo que este accede.

Cuadro 2
Publio anuncia la decisión del Senado de erigir un templo en honor de Tito, pero este rechaza el ofrecimiento, destinando los fondos a los damnificados por la erupción del Vesubio. Sesto y Annio esperan la ocasión de hablar con Tito: este, anticipándose, les comunica su decisión de tomar a Servilia por esposa, lo que el compungido Annio comunica luego a la muchacha, que, sobreponiéndose a sus sentimientos, se dispone a aceptar su destino.

Cuadro 3
Servilia abre su corazón ante el césar: acatará fiel y devotamente su voluntad, pero su amor es de Annio. Tito, conmovido por su sinceridad y por la lealtad de aquel, la libera de su promesa. Entre tanto, Vitellia, furiosa por no haber sido escogida por Tito, cubre de injurias a Sesto por no haber cometido aún el magnicidio. Cuando Sesto parte camino de su terrible misión, regresa Publio con la noticia de que Tito ha elegido finalmente a Vitellia, quien, al conocer la noticia, se debate entre remordimientos.

Cuadro 4
Se ha incendiado el Capitolio: Sesto, que ha urdido la traición para poder cumplir su plan amparado en el tumulto, se debate entre su sumisión a Vitellia y su respeto por Tito; finalmente, marcha decidido a asestar el golpe mortal. A su regreso, se encuentra con Servilia, Annio, Publio y Vitellia, a los que informa de la muerte del césar bajo el hierro homicida: la conciencia de la infamia sume a los allí congregados en la consternación más profunda.

ACTO II
Cuadro 1
Annio sostiene ante Sesto que Tito no ha muerto, pero Sesto, que ha visto caer al césar bajo su puñal, no lo cree y se desprecia por su traición, al extremo de confesar su crimen a Annio. Entra Vitellia y hace prometer a Sesto que jamás revelará que ella instigó la conjura. Publio llega al frente de la guardia y arresta a Sesto bajo la acusación de regicidio frustrado: Sesto atacó a su cómplice Léntulo tomándole por Tito, y su confesión, ya al borde de la muerte, lo ha desenmascarado.

Cuadro 2
El Senado ha condenado a Sesto a las fieras: Tito conoce la sentencia de labios de Publio, consternado ante la evidencia de la traición de quien creyó su amigo. Sesto se confiesa único responsable de los hechos, encubriendo así a Vitellia. Ya a solas, Tito se ve incapaz de firmar la sentencia y decide finalmente perdonar a Sesto. Entre tanto, Annio y Servilia logran convencer a Vitellia para que confiese ante el césar su culpa.

Cuadro 3
Tito, frente a la multitud, manda traer a Sesto para hacer público su perdón. Vitellia llega entonces e, ignorante de la decisión del césar, implora su indulgencia echándose a sus pies: Tito, al comprobar la dimensión de la ignominia, está a punto de vacilar en su noble propósito pero, movido por su generosidad, perdona definitivamente a los juramentados, mientras el pueblo alaba jubiloso su clemencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario