lunes, 19 de septiembre de 2016

Kunde y Tébar se reúnen con los aficionados navarros


El tenor estadounidense Gregory Kunde y el director valenciano Ramón Tébar estarán al frente, el próximo miércoles 5 de octubre, de la tercera sesión de 'Ópera al cubo' organizada por Ópera de Cámara de Navarra. El programa tiene como objetivo "acercar la ópera a la sociedad a través de actividades diferentes y educativas". Los asistentes inscritos en el programa departirán con el cantante y el director el día anterior a su concierto y asistirán a parte del ensayo previo a la actuación.

Los asistentes pueden realizar su inscripción a través de la web www.operadecamaradenavarra.com o del correo electrónico opera@operadecamaranavarra.com indicando nombre, dos apellidos, teléfono, número de DNI y, en su caso, la identificación al programa de descuentos. Los precios son de 150 euros para el programa completo de 'Ópera al cubo' el cual, como novedad, admitirá asistencia a sesiones sueltas al precio de 20 euros y de 360 euros (120 euros por trimestre) para la Escuela de Ópera. En ambos casos, los asociados a Baluarte tiene un descuento del 10% y los asociados de Ópera de Cámara de Navarra, un 20%.

Ópera al Cubo es una iniciativa de la OCN en colaboración con Baluarte. El programa, que este año cumple su tercera edición, se dirige a un público adulto, no necesariamente entendido, a través de 10 sesiones dirigidas por profesionales y especialistas en disciplinas relacionadas con la puesta en escena de títulos líricos: historia de la ópera, orquestación, escenario y , vestuario y caracterización, entre otras.



Gregory Kunde llega a Pamplona tras ofrecer un concierto en la temporada coruñesa e interpretar a Otello durante casi tres semanas en el Teatro Real. El tenor nació en Kankakee, estado de Illinois (Estados Unidos) en 1954. Estudió música en la Universidad Estatal de Illinois y debutó en 1978 en la Ópera de Chicago con diversos papeles comprimarios. Su carrera europea se inició en 1984 en la Ópera de Niza. Desde entonces, y con el paréntesis de dos años que supuso el diagnóstico de un cáncer testicular, se ha convertido en un habitual en todos los grandes teatros del mundo. Su voz ha evolucionado desde los papeles de tenor ligero a los de dramático verdiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario