miércoles, 18 de mayo de 2016

Christian Lacroix lleva el 'glamour' al Liceu con el vestuario de I Capuleti e i Montecchi


El Liceu ha llevado el glamour a la ópera con la producción de I Capuleti e i Montecchi que ha estrenado este martes 17 de mayo y cuyo elegante vestuario ha sido diseñado por el modisto francés Christian Lacroix. La obra está protagonizada por la mezzosoprano estadounidense Joyce DiDonato, que ofrecerá además un recital en el teatro el próximo día 27, y que sustituye a la inicialmente prevista Elina Garanca, alternándose con la valenciana Silvia Tro Santafé en el papel de Romeo; la italiana Patrizia Ciofi y la rusa Ekaterina Siurina encarnan a Julieta; y el tenor italiano Antonio Siragusa y el canario Celso Albelo interpretan a Tebaldo. El bajo barítono menorquín Simón Orfila como Lorenzo y el bajo italiano Marco Spotti en el rol de Capellio, completan el reparto.


Foto: Di Donato (Liceu)
El montaje es una coproducción de la Bayerische Staatsoper (Munich) y la Ópera de San Francisco dirigida escénicamente por Vincent Boussard y musicalmente por Riccardo Frizza. La obra se representará además de este martes, los días 20, 22, 23, 25, 26, 28, 29 y 31, en funciones a las 20.00 horas de lunes a sábado, a las 18.00 el domingo 22 y a las 17.00 el domingo. El precio de las entradas oscila entre los 10 y los 286 euros.

Boussard ha destacado que el vestuario de Lacroix, diseñador con el que lleva más de 15 años de colaboración, es un reflejo del alma de los personajes. Los trajes se inspiran en la moda del siglo XIX pero integrando elementos actuales. El regista contrapone a la soledad de Julieta en la obra (el resto de personajes a su alrededor son hombres) la intervención de 25 figurantes femeninas ataviadas con diferentes trajes de Lacroix y con una flor en la boca porque no pueden hablar. El vestuario de Julieta, como ha explicado Ciofi en la rueda de prensa, "no es un modelo simétrico sino que está roto, hay retazos de ropa que cuelgan para mostrar a esta mujer rota por dentro, dividida entre Romeo y su padre. El decorado de Vincent Lemaire, sobrio y moderno, huye del realismo y de la evocación al siglo XIX que busca el vestuario.



Capuletos y Montescos, con música de Vincenzo Bellini y libreto en italiano de Felice Romani, se estrenó en el Teatro La Fenice de Venecia, el 11 de marzo de 1830. A pesar de lo que generalmente se cree, la ópera no está basada en la obra de Shakespeare, Romeo y Julieta, con la que guarda notables diferencias, si no en las fuentes italianas originales en las que se inspiró el bardo inglés, que datan del siglo XVI. El autor la compuso en un mes y medio, algo que consiguió utilizando música  escrita previamente para su fracasada ópera Zaira. Tras su estreno y presionado por las cantantes, Bellini compuso un final distinto al presentado inicialmente con más exhibición vocal para la 'prima donna'. Hasta el siglo XX no se recuperó la versión original que es la que ahora se representa en Barcelona, a donde este título llega después de más de tres décadas de ausencia.

En la ópera los Capuleto y los Montesco son facciones políticas rivales (güelfos y gibelinos). El jefe de los Capuleto, Capellio, es el padre de Giulietta (Julieta). La joven está prometida a Tebaldo pero ella se ha enamorado de Romeo, el líder de los Montesco, un hecho que sólo conoce Lorenzo, su médico y confidente. Julieta simula su muerte para poder escapar con su amado, pero Romeo, creyendo que su fallecimiento es real, se suicida. El argumento es similar al de la obra del dramaturgo inglés pero, en la obra de Bellini, el eje no es tanto el amor, como el enfrentamiento entre las dos familias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario