viernes, 11 de noviembre de 2016

Antonio Lagar, barítono: "Como decía Sorozábal: El artista tiene tres salidas en España, por tierra, mar y aire"

Antonio Lagar en 'Katiuska' (cortesía del cantante)
Recién llegado de la XXXIII Semana de Zarzuela de La Solana (Ciudad Real), en la que Musiarte, la compañía que dirige con la soprano María Dolores Travesedo ha presentado varios montajes, el barítono y empresario Antonio Lagar (Madrid, 6 de agosto de 1937) trabaja ya en los siguientes proyectos de su empresa mientras brega con las dificultades que suponen un IVA ‘demente’ (como lo califica), la bajada de cachés, la competencia desleal de las compañías de aficionados y el desinterés de las instituciones por la cultura. Prácticamente abandonada su faceta de intérprete en la que ha abordado casi todos los títulos del repertorio de zarzuela, ópera y oratorio, Lagar, formado en la Escuela Superior de Canto con Inés Rivadeneyra, se muestra satisfecho de contribuir a defender, ahora como empresario, el género lírico, y de brindar oportunidades a jóvenes cantantes que inician sus carreras.

Pregunta. Acaba de estrenar con su compañía varios montajes en La Solana. ¿No es un poco suicida ser empresario lírico tal cómo están las cosas?
Respuesta. Se trata de aguantar el tipo en estos momentos muy difíciles, intentando no aprovechar la situación para pagar sueldos irrisorios a los compañeros que trabajan con nosotros y esperar que la ley demente del IVA se adecúe, porque en los próximos años no vamos a mejorar.

P. ¿Cuáles son los mayores problemas que tiene la lírica en estos momentos en España?
R. La actual situación propicia que las entidades que programan aprovechen para bajar los cachés de una manera muy difícil de soportar, lo que se convierte en terreno abonado para la proliferación de numerosas agrupaciones de aficionados que trabajan casi por el autocar y el bocadillo, y dejan a los programadores tan contentos porque han presentado zarzuela, sin importarles la calidad del espectáculo.

P. ¿Qué soluciones propondría?
R. Menos la situación actual, cualquiera.

P. ¿Tiene futuro la zarzuela?
R. Como dirian en 'El manojo', "lo veo muy empañado" y con lo que se nos viene encima, más todavía.

P. ¿Cómo surgió la idea de crear Musiarte?
R. Hace años, formé con otro profesional la Compañía de Ópera Villa de Madrid, que con ayuda del Ministerio de Cultura en el Gobierno entonces, nos permitió llevar la Ópera por toda España, con un concepto de ópera popular, con excelente nivel artístico, A los ocho años la disolvimos y, poco después, Mª Dolores Travesedo, con la que trabajaba asiduamente en distintas compañias líricas, me comentó que quería formar compañía y me ofrecí a asociarme con ella, ya que tenía bastante experiencia en el tema.  Y aquí estamos, despues de casi 30 años.



P. ¿Qué le pediría un empresario de la cultura al nuevo Gobierno?
R. Que cambie el chip y gobierne para el país.

P. ¿Qué se siente al ver triunfar en el escenario a jóvenes cantantes a los que ustedes han dado su primera oportunidad?
R. Gran satisfación, por supuesto, al ver que aportamos nuestro granito de arena a ayudar al género lírico.

Antonio Lagar en 'Rigoletto' (cortesía del cantante)
P. ¿Qué aconsejaría a los jóvenes que quieran iniciar una carrera en el mundo del canto?
R. Recordaré una frase célebre del maestro Sorozábal cuando le preguntaban esto: "El artista tiene tres salidas en España: por tierra, mar y aire".

P. Su compañía se caracteriza por no discriminar a nadie por su físico y por primar la voz sobre todas las demás consideraciones. ¿Qué opina de la dictadura existente en estos momentos en la ópera que impone la perfección física en detrimento de la vocal?
R. Hace años, si tenías ciertas condiciones, te podías abrir camino por ti mismo, con más o menos dificultades; actualmente, sabemos que no es así, todo es marketing... y algo más.

P. ¿Qué le llevó a dedicarse a la lírica?
R. En mi familia eran grandes aficionados; desde niño me llevaban a las temporadas líricas y desde pequeño mal cantaba los fragmentos más conocidos.

P. ¿Había antecedentes en su familia?
R. Ninguno.

Antonio Lagar en 'Tosca' (cortesía del cantante)
P. Usted estudió con Lola Rodríguez Aragón e Inés Rivadeneira. ¿Qué diferencias había entre ambas?
R. Al inaugurarse la Escuela Superior de Canto de Madrid ingresé en ella, destinado a Inés Rivadeneira y durante unos meses trabajé con Lola Rodríguez Aragón. Lola estaba convencida de que yo era tenor, era muy joven y tenía tesitura aguda muy fácil -Si b-Si natural-, pero no aguantaba la tesitura, y el color era baritonal (queria ser Mario del Mónaco), lo dejamos.

P. ¿Cómo era la Escuela Superior de Canto de entonces en la que usted se formó?
R. Era el sitio ideal para formar a un cantante: canto, música, actuación escénica. idiomas, historia del arte, representaciones escénicas; en el primer año canté mi primera 'Traviata'.

P. ¿Quiénes eran (o son) sus cantantes de referencia?
R. Las grandes voces de los sesenta, Bastianini, Tito Gobbi, Aldo Protti, Mario de Mónaco, Gigli, Tebaldi, Callas, entre otros; considero qué fueron los grandes años de la ópera.

P. ¿Cómo ha discurrido su carrera como cantante?
R. Muy positivamente; sin llegar a primeras líneas, desde mi debut en 1972 en el Teatro de La Zarzuela con la Compañía de José de Luna,  he cantado mucha ópera, conciertos sinfónicos (durante varios años fui llamado para la mayoría de 'Carmina Burana' que se hacían por España) y practicamente todo el repertorio de zarzuela.

P. ¿Cómo define su voz?
R. Barítono lírico, de aceptable volumen. En algunas críticas se me ha calificado como barítono verdiano.

P. ¿Òpera o zarzuela?
R Ópera y Zarzuela.

P. ¿Cómo se compagina la vida artística con la vida familiar?
R. Como todos los profesionales del género, adaptándose.

Lagar y Travesedo (cortesía del artista)
P. ¿Cuándo decide un cantante dejar los escenarios?
R. Se puede seguir, adaptándose al momento, hacer algún personaje mayor y seguir en el género desde distintas facetas.

P. Su hija ha seguido sus pasos en la empresa teatral. ¿Le hubiera gustado que también lo hubiera hecho como cantante?
R. Con uno en la familia es suficiente.

P. ¿Qué aporta Antonio Lagar empresario al cantante y viceversa?
R. Como empresario, comprendo al cantante y en mí siempre tienen a un compañero, que ahora está al otro lado (de la escena) pero que sigue sintiéndose uno de ellos, nunca empresrio frente a contratado.

P. ¿Qué papel que nunca interpretó le hubiera gustado cantar?
R. Andrea Chénier, por el contenido del personaje y porque es una de las partituras más bellas.

P. Y de los que ha hecho, ¿con cuál se queda?
R. 'Katiuska' me ha dado las mayores satisfacciones todas las veces que la he representado, que han sido muchas.

P. ¿Le queda algún sueño por realizar?
R. Que me quede como estoy.

P. ¿Cuáles son sus próximos proyectos?
R. Seguir con la compañía un año más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario