miércoles, 10 de junio de 2015

Intermezzo somete a audiciones a los miembros del coro del Real


Intermezzo, la empresa que gestiona desde 2010 el coro del Teatro Real de Madrid, está sometiendo desde este lunes 8 de junio a audiciones individuales a los miembros de la agrupación consistentes en la interpretación de fragmentos de Goyescas de Granados, próxima obra que se interpretará en el coliseo madrileño, y en una lectura musical a primera vista. En palabras del gerente de Intermezzo, Jon Plazaola: "se trata de un control de calidad que, a pesar de estar contemplado en el contrato que cada corista ha firmado con la empresa, no habíamos hecho en cuatro años. El contrato especifica que se les puede audicionar en cualquier momento para comprobar como se encuentra el estado vocal de cada uno y eso es lo que estamos haciendo, aplicando la ley y una cláusula totalmente legal de los contratos".

Fuentes del coro que, por razones obvias, prefieren permanecer en el anonimato, enmarcan la audición dentro de la 'política de miedo' que mantiene la empresa, con contratos precarios por temporada, incumplimientos reiterados de las condiciones firmadas con amenazas de no renovación, trabas a la elección de representantes sindicales y persecución de los mismos. Extendiéndose la sospecha entre los cantantes de que esta prueba, sin antecedentes en la formación, podría ser una maniobra de Intermezzo para, alegando 'motivos artísticos' deshacerse de miembros del coro 'incómodos' para la empresa. Plazaola responde con hilaridad a las acusaciones negando tener en su plantilla a 'personas incómodas': "para empezar quién no está cómodo con no firmar el contrato lo tiene fácil y en mi caso pasa exactamente lo mismo, si no estoy cómodo con alguien, no lo contrato. Yo no soy ningún dictador, llevo 10 años con la empresa y nunca he tenido problemas con nadie", afirma, a pesar de tener abiertos algunos procesos judiciales con extrabajadores.

Las pruebas se han realizado en una sala de ensayo del teatro y, como relata el director de la empresa, estuvo presente, además de él mismo y del maestro repertorista, el gerente, Celestino Varela y el asesor musical Íñigo Laboraria, "todos cantantes, todos músicos cualificados y algunos en carrera", recalca Plazaola. No estuvieron, sin embargo, los representantes legales de los trabajadores ni el director de la agrupación, el maestro Andrés Máspero que, según fuentes del coro, estaba en desacuerdo con la audición. Preguntado por el asunto, Plazaola señaló que: "si no asistió, él sabrá sus motivos, los empleados son míos y yo cumplí con mi obligación de comunicar al teatro que iba a realizar las pruebas".

En cuanto a los resultados de las audiciones, explica que de acuerdo a la Ley de protección de datos, no se harán públicos, entre otras cosas porque, comenta, tampoco era ese el objetivo de las pruebas. Explica que se enviará información al comité de empresa y que, al firmar los contratos para la próxima temporada, se comunicará a cada integrante del coro los puntos qué deben trabajar para mejorar sus condiciones vocales y musicales, para acabar insistiendo en que las audiciones han sido una ITV, en ningún caso un castigo.

1 comentario:

  1. Cómo espectador me parece estupendo que se busque siempre la calidad en los coros, la misma calidad que, también cómo espectador, espero en los cantantes cuándo realizan su labor cómo solista, así que me imagino que el señor Plazaola no tendría ningún inconveniente en pasar también un ITV de calidad, ITV que dudo que la superara dicho sea de paso.
    Cómo él mal dice, los empleados son míos, no, los empleados trabajan para su empresa y las ITV, Auditorías, Q de calidad, ISO y todas las demás patrañas que nos hemos inventado para justificar la calidad de las cosas, en las empresas serias, a los empleados esas pruebas se las realizan empresas externas y no el que les paga. Así que la calidad del coro no creo yo que busque con estas pruebas.
    Hay que tener valor para decir que no ha tenido problemas nunca con nadie cuándo tiene varios procesos judiciales abiertos...en fin.

    ResponderEliminar