domingo, 2 de noviembre de 2014

Carmen Subrido | soprano
“La ópera se mueve por intereses que no tienen nada que ver con la capacidad del intérprete”


Carmen Subrido, soprano gallega trasplantada a Madrid como tantas buenas voces de su tierra, estaba empezando una muy prometedora carrera -“está llamada a ser una de las grandes de su repertorio” fue la crítica de Scherzo tras ‘La medium’ que interpretó en el teatro de la Maestranza- que incluía ya títulos como el celebrado Barberillo de Calixto Bieito en la Zarzuela, Marina, Francisquita o Flauta Mágica, entre otras muchas obras, cuando tomó la difícil decisión de dedicar más tiempo a sus tres hijos del que les podía reservar entre ensayo y ensayo de óperas y zarzuelas. Tras una larga temporada dedicada a la docencia y a los conciertos, en la que ha brillado en la interpretación de oratorios, vuelve ahora a instalarse en Madrid para retomar la música escénica.

Regresa para descubrir que, además de la disminución de trabajo provocada por la crisis, es muy difícil conseguir audiciones destinadas a un papel determinado, “ahora todo funciona a través de agencias” y que, en un mundo movido por intereses, la valía de los intérpretes se convierte en algo secundario. Fiel defensora de la tesis de que cada uno debe labrarse su propia suerte, entre compromiso y compromiso, estudia nuevo repertorio.


Pregunta. ¿Qué motiva a una estudiante de enfermería a dedicarse al canto?
Respuesta. A los 18 años descubrí que tenía una voz. Me presenté a un concurso de canción universitaria con mi guitarra y eso me llevó al Grupo de Cámara de la Universidad y al coro universitario de Santiago donde descubrí mi voz lírica.

P. ¿Qué opinaron en su casa de que cambiara su profesión de enfermera por la música?
R. Me apoyaron siempre. Fueron ellos los que me animaron a entrar en el conservatorio, de hecho fue mi madre la que me aconsejó que estudiara canto.

P. ¿Había antecedentes en su familia?
R. Mi padre tenía, tiene todavía, una voz maravillosa de tenor. Siempre ha cantado de solista en misa. Quisieron patrocinarle para que estudiase canto cuando era joven pero como su familia dependía económicamente de él no pudo ser. Lo comparaban con Caruso o con Fleta. Mi madre protagonizaba las veladas musicales que se celebraban en el pueblo. Y mi hermana fue la que me contagió el gusanillo de la guitarra.

P. Usted ha estudiado en el conservatorio y en la Escuela de Canto. ¿Con cuál se queda?
R.  Con la Escuela porque estaba mucho más centrada en todo lo que me interesaba y tenía idiomas, escena. Cuando yo estudié en el conservatorio no había nada de eso aunque ahora sí lo haya. Pero desde luego conservo muy buenos recuerdos personales de profesores y compañeros del conservatorio.

P. ¿Qué la ha mantenido tanto tiempo lejos de Madrid?
R. La familia. Tres hijos ocupan bastante tiempo si pretendes formar parte de sus vidas.

P. Ana Netrebko dice que el embarazo volvió su voz más brillante. ¿Cómo afectaron los embarazos a su voz?
R. Creo que ha sido la edad y no los embarazos en sí lo que han hecho evolucionar mi voz que se ha desarrollado a través del estudio y de la experiencia. Aunque es verdad que los cambios hormonales pueden afectar en el momento justo del embarazo, la gravidez afecta al fiato más que al color.

P. ¿Hasta qué momento siguió cantando mientras estaba embarazada?
R. Hasta el parto. Recuerdo un ‘Gloria’ de Vivaldi en Pamplona embarazada de ocho meses y medio de mi hija pequeña. La sensación es magnífica porque el fiato está como ‘ensanchado’ y encuentras el apoyo mucho mejor.

P. Durante esta temporada ha seguido vinculada al mundo del canto. ¿Qué ha estado haciendo?
R. Muchos conciertos y sobre todo he estado centrada en la docencia. He dado clases a los coros de la Sinfónica de Galicia y de la Orquesta Gaos, al coro Solo Voces de Lugo y a alumnos privados.

P. España es un país de sopranos. ¿No se ha planteado buscar su futuro en un lugar en el que exista menos competencia?
R. En un mundo tan globalizado la competencia va a existir en todos los sitios. Ya no hay fronteras. Pero por supuesto estoy dispuesta a cantar en cualquier país en el que me ofrezcan trabajo.

P. ¿Cómo ha evolucionado su voz y su forma de interpretar?
R. Como es normal mi voz ha madurado y también lo ha hecho la forma de interpretar por mi experiencia vital y profesional. Con la edad la voz adquiere más redondez en las zonas central y grave. La voz se desarrolla en el escenario y por el trabajo continuado de años y las experiencias de la vida te aportan una mayor comprensión de los conflictos de los personajes. Ahora me atrevo a afrontar papeles de mayor riqueza dramática y creo que puedo dotarlos de mayor profundidad.

P. ¿Cómo se definiría vocalmente?
R. Soy una lírico ligera con timbre redondo con capacidad para afrontar ciertos papeles líricos como Micaela o incluso Mimí.

P. Recientemente ha realizado una muy brillante interpretación de los últimos lieder de Strauss. ¿Significa eso que va a iniciar nuevas incursiones en un repertorio más lírico?
R. No se puede decir que un cantante vaya a cambiar de repertorio porque puntualmente cante una obra que puede afrontar aunque no pertenezca estrictamente a su registro.

P. ¿Quiénes son sus cantantes de referencia?
R. Todos aquellos de los que puedo aprender algo o sea todos, jajajaja. Entre las sopranos, Freni, Te Kanawa, Callas, Tebaldi y tantas otras.

P. Aunque desde luego usted no tiene ningún problema con ese tema. ¿Qué opina de la tendencia actual que impone que los cantantes, especialmente las mujeres, tienen que ser atractivos y delgados?
R. Estoy en contra de la discriminación en cualquier campo de la vida por cualquier aspecto y por supuesto, por el físico. Además yo suelo cerrar los ojos para disfrutar de la música, por lo que estoy especialmente centrada en la calidad del intérprete, sin atender a otras consideraciones. Y rotundamente creo que es injusto que se discrimine a nadie por su físico.

P. Usted ha trabajado con directores de escena polémicos como Calixto Bieito. ¿Cómo resultó la experiencia?
R. Es probablemente lo mejor que me ha podido pasar en cuanto a aprendizaje de todo lo que es el trabajo teatral. Recuerdo sesiones larguísimas de ensayo sólo con las luces de sala, exprimiendo los personajes al límite, enriqueciendo lo que fue un maravilloso Barberillo de Lavapiés. Considero que Calixto es un genio.

P. ¿Qué importancia le concede a la parte de interpretación en la ópera?
R. Es una parte imprescindible del espectáculo. Aunque la ópera sea fundamentalmente música, también es teatro y tanto música como texto están ligados a una acción teatral básica para comunicar al público todos los matices de la historia, de los personajes.

P. ¿Cuáles son los mayores problemas que se encuentran en estos momentos los cantantes líricos españoles?
R. Por supuesto todos los relacionados con la crisis y los recortes que han disminuido enormemente el número de espectáculos y han aumentado las dificultades para cobrar las actuaciones. Además es muy difícil conseguir audiciones destinadas a un papel determinado. Ahora todo funciona a través de agencias. Este mundo lo mueven muchísimos intereses que nada tienen que ver con la capacidad del intérprete.

Fotos cortesía de Carmen Subrido

1 comentario:

  1. Hablando con una sencillez que me ha encantado! Enhorabuena por tanto trabajo y aprendizaje y gracias por el detalle final con una imagen para recordar siempre. Saludos!

    ResponderEliminar