María José Moreno | soprano "En España tenemos un complejo de inferioridad que nos lleva a infravalorar a nuestros cantantes"

Foto cortesía María José Moreno
Cualquier aficionado a la lírica que compare el triste estado vocal de la soprano del primer reparto de la última ‘Fille du regiment’ representada en el Real con la impresionante ‘Lucia’ que ofreció María José Moreno en A Coruña o incluso con sus ‘Diamantes’ en el Teatro de la Zarzuela en los que el público la obligó a bisar el bolero que canta con Cristina Faus, se preguntará por qué el templo de la ópera madrileña sigue apostando por solistas extranjeros, cuando dispone de tan excelente cantera de cantantes españoles.

María José Moreno, granadina criada en Madrid y ahora felizmente reubicada con su marido y sus dos hijos junto al mar de Oleiros en A Coruña, une excelencia vocal, talento escénico y presencia física, a pesar de lo cual, ve limitada su presencia en los grandes coliseos españoles que como ella misma dice “buscan nombres, no cantantes”. En un magnífico momento de voz que achaca a su técnica que centra básicamente en “no forzar, en cantar suave” y en saber “qué debe y qué no debe cantar” se lamenta del complejo de inferioridad español que lleva a valorar más todo lo que viene de fuera.



Foto: 'Lucía de Lamermoor'  (cortesía María José Moreno)
Pregunta. ¿Qué la llevó a dedicarse al canto?
Respuesta. La primera vez que escuché algo de ópera tenía ya 18 o 19 años. Empecé a oír Radio 2 y me compré una colección de óperas que salía semanalmente en los quioscos pero nunca pensé en dedicarme al canto. Empiezas a cantar en un coro pero no te imaginas que un día vas a cantar de solista. Para mí, el descubrimiento de la música, del canto, de las voces, fue un enamoramiento tardío, pero total.

P. ¿Había antecedentes en su familia?
R. Profesionales no, pero mi padre tocaba el acordeón y en mi casa todos cantábamos. Ahora no, pero antes se cantaba mucho en las casas. Mi madre cantaba mientras cocinaba y con mis hermanos cantábamos haciendo voces.

P. ¿Hacían voces?
R. Si, dos de nosotros hacíamos la voz aguda y los otros dos la grave. Yo no descubrí que la gente desafinaba hasta los 12 años, un día que escuché a una amiga cantando ‘cumpleaños feliz’ y pensé que lo hacía de broma.

P. Los cantantes líricos gallegos se tienen que ir fuera para encontrar trabajo, usted sin embargo ha instalado sus bases en A Coruña. ¿Es posible hacer carrera desde provincias?
R. Es más complicado. Especialmente desde A Coruña, donde no hay vuelos directos a muchos destinos. Al final se trata simplemente de plantearte que en vez de hacer un vuelo directo tienes que hacer escalas. Pero la calidad de vida es maravillosa y acaba compensando.

P. ¿Cómo afectaron los embarazos a su voz?
R. No fue algo destacable, de hecho, con el primero canté hasta el mismo día que di a luz.

Foto: 'Tancredi' (cortesía María José Moreno)
P. ¿Estaba previsto?
R. No. Se adelantó. Tenía ‘cover’, desde luego. Fue muy gracioso porque en el hospital empecé a recibir mensajes de felicitación y yo pensaba, “¿pero cómo sabe todo el mundo que ya he tenido al niño?”, y es que la función era retransmitida en directo por la radio y antes de empezar, en el teatro anunciaron por megafonía que la soprano iba a ser sustituida porque estaba en el hospital dando a luz. Algo que no es muy normal, claro.

P. ¿Entonces vocalmente los embarazos no supusieron ningún problema?
R. No en líneas generales. Si bien es cierto que un mes antes del primer parto canté ‘Il Viaggio a Reims’ y noté que a pesar de tener bien el aire, el apoyo y los agudos, me costaba más mantener el sobreagudo.

P. ¿Y para su carrera?
R. El primero no afectó para nada, de hecho a los dos meses ya estaba cantando. El segundo sí porque tuve que cancelar compromisos importantes en el Liceu y en la Maestranza. Además coincidió con la ruptura con mi agente. Se sumaron varios factores que hicieron que se produjese un bajón en la cantidad de trabajo que me ofrecían. Pero no fue por los embarazos, la gente tiene hijos y sigue cantando.

P. ¿Cuáles son pues esos factores que impiden que se la vea más en los grandes teatros españoles de los que era la reina indiscutible?
R. No creo que fuera la reina de nada. Sencillamente eres la novedad y apareces en todos lados. Lo importante no son las modas ni los reinados. Lo importante es la continuidad de poder hacer las cosas bien.

Foto: 'Cendrillon' (cortesía María José Moreno)
P. ¿Entonces cuál es el problema?
R. Respecto a no estar en todos los días en todos los teatros, diría que si no estás con un agente importante y no vas a estrenos de teatros más representativos, la gente no te ve, y dejas de existir. Piensan que has dejado de cantar. Los directores artísticos de los teatros han cambiado y ya no te conocen. Y aunque sigues cantando lo haces en lugares que no tienen la repercusión de un Real o un Liceu.

P. ¿Cómo elige los papeles que interpreta?
R. Si no los conozco analizo la partitura y si aún tengo dudas, me asesoro con mi profesor y amigo Ramón Regidor, que es un gran conocedor del repertorio. Por otro lado tengo la suerte de que mi voz está muy definida. Soy una soprano lírico ligera y está muy claro lo que puedo y no puedo cantar. Aunque por supuesto alguna vez me he equivocado y he cantado alguna cosa que no debía.

P. ¿Por ejemplo?
R. Hay piezas que sobre la partitura parecen apropiadas para mi voz pero que luego a lo mejor tienen una orquestación tremenda que las vuelve inconvenientes.

Foto: 'Los diamantes de la corona' (Prensa de la Zarzuela)
P. ¿En qué basa su forma de cantar?
R. Mi técnica es básicamente cantar si forzar nunca la voz. Por eso llevo 17 años de carrera manteniendo mi repertorio de lírico ligera. Cuando hago un papel como la Neda de ‘Pagliacci’ que no es para mi voz intento llevármela a mi terreno.

P. Parece algo muy lógico.
R. Le escuché una vez una cosa a Gruberova que me impactó mucho, dijo que “cuando llevaba 15 años de carrera sintió que tenía su técnica bien asentada”. Escuchar eso cuando ves a tu alrededor cantantes a los que la carrera les dura sólo cinco años porque destrozan su voz impresiona. 12 años después, cuando he vuelto a cantar ‘Lucía’ he sentido que lo hacía con más facilidad que antes porque ahora controlo más mi técnica y tengo la experiencia acumulada de todos estos años cantando sin forzar la voz.

P. ¿Quiénes son sus cantantes de referencia?
R. Muchísimas. María Callas me emociona mucho. Y de mis compañeras actuales, una mujer que me pone la carne de gallina es Ana María Sánchez, tiene una voz bellísima, es puro terciopelo.

Foto: 'Los diamantes de la corona' (Gustavo Beruete Sancho)
P. ¿Ópera o zarzuela?
R. No sé si es cuestión de preferir yo, o que ellas te elijan a ti. Para mí hay mucho más repertorio en ópera que en zarzuela, donde casi todos los papeles son para sopranos más líricas.

P. ¿Es el Teatro de la Zarzuela el reducto de los cantantes españoles ante el veto de años del Teatro Real?
R. Es normal que la zarzuela la hagan españoles porque hablar español no es fácil y los cantantes extranjeros tienen ese hándicap. Yo confío que en el Real las cosas mejoren, porque Matabosh en el Liceu nunca le cerró las puertas a cantantes españoles, al contrario.

P. ¿Por qué habiendo cantantes españoles tan buenos se traen cantantes extranjeros a veces tan mediocres?
R. En este país tenemos un enorme complejo de inferioridad que nos lleva a no apoyar lo que tenemos. Para poder triunfar en España tienes que hacerlo primero fuera, sino ni te miran. Pensamos que todo lo que viene de fuera es mejor. En Francia, por ejemplo, es justo al revés. Por otra parte, en algunos teatros lo que menos importa es cómo cantas, lo relevante es dónde has cantado, aunque en ese teatro te hayan pateado.

Foto: 'Los diamantes de la corona' (Gustavo Beruete Sancho)
P. ¿Funciona también el marketing?
R. Sí, por supuesto. Hay gente mediocre que no debería estar cantando que canta porque está en grandes agencias que controlan el mercado. Hay directores de teatros que quieren nombres, no cantantes. Parece en ocasiones que la música no les importe. Lo que parecen querer es ponerse la medalla del currículo del cantante.

P. ¿Qué habría que hacer para solucionarlo?
R. Yo creo que no es cuestión de cantantes de aquí o de allá. Creo que es cuestión de amar la música, amar las voces y saber lo que se escucha, y tener el gusto y osadía de hacer cosas buenas, sin que haya intereses de por medio. Ni de agentes, ni de favores, ni de carteles en los que se ha salido o se salió hace años. Es cuestión de honestidad, como en casi todo.


Foto: 'Los diamantes de la corona' (Gustavo Beruete Sancho)
María José Moreno | soprano "En España tenemos un complejo de inferioridad que nos lleva a infravalorar a nuestros cantantes" María José Moreno | soprano "En España tenemos un complejo de inferioridad que nos lleva a infravalorar a nuestros cantantes" Reviewed by Mariela Estévez Campos on 14.12.14 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.