Lourdes Pérez-Sierra | Coach: “El coaching busca 'sacar de ti tu mejor tú', como decía Pedro Salinas”

Lourdes Pérez-Sierra (cortesía de la entrevistada)
La directora del Operastudio de la Universidad de Alcalá, Lourdes Pérez-Sierra, pianista y coach, imparte un nuevo curso de Coaching en el Operastudio dirigido a profesionales de las artes escénicas, en las que Pérez-Sierra tiene más de 20 años de experiencia. Hermana del director de orquesta José Miguel Pérez Sierra y sobrina del tenor Miguel Sierra, 'La catedral sumergida' de Debussy interpretada por su profesor de piano selló su decisión de dedicarse a la música. La soledad de la carrera pianística y el gusto por el trabajo en equipo y la organización, la condujo a trabajar en la gestión cultural. Desde 2007, compagina interpretación y gestión con su labor de coach.

Pregunta. ¿Qué es el ‘Coaching’?
Respuesta. El Coaching es una metodología que consigue el máximo desarrollo profesional y personal de las personas dando lugar a una profunda transformación. Sus orígenes se remontan a Sócrates, que creó un método llamado mayéutica, donde a través de preguntas reveladoras ayudaba a sus discípulos a encontrar las respuestas que ellos ya tenían en su interior. “Sacar de ti tu mejor tú”, que decía el poeta Pedro Salinas.

P. ¿A quién van dirigidos sus cursos?
R. En el Operastudio, el curso de Coaching de Carrera va dirigido a profesionales de las artes escénicas, músicos, actores, bailarines, entre otros, que necesiten dedicar un tiempo a reflexionar sobre sus objetivos y definir un plan de acción que les permita alcanzarlos. Los días 2, 3 y 4 de julio lo llevaré a cabo en colaboración con la Escuela Superior de Canto de Madrid. Toda la información está en nuestra web operastudio.fgua.es.

P. ¿Cómo pueden ayudar a un cantante?
R. El coaching de carrera es de gran ayuda para los cantantes, tanto si están empezando su carrera profesional como si está consolidada. Los jóvenes cantantes son muy impacientes a la hora de conseguir sus sueños y este proceso de reflexión les facilita ajustar sus expectativas a la realidad del mercado, a potenciar sus puntos fuertes y en algunos casos a encontrar un plan B que les permita desarrollarse profesionalmente. En el caso de carreras consolidadas lo difícil muchas veces es afrontar la frustración y el desgaste de la vida personal y familiar.

Zedda y Pérez-Sierra
P. ¿Cuál es la función del ‘coach’ en el proceso?
R. El coach es un acompañante del proceso, un espejo donde a través de preguntas abiertas se consigue que el coachee, en este caso el cantante, pueda iluminar su camino en un sector realmente proceloso. En algunos casos, cuando un consejo se hace necesario, se puede dar, aunque en ese caso estaríamos hablando de mentoring.

P. ¿Puede un coach descubrir la razón de los bloqueos de un cantante y ayudar a solucionarlos?
R. Muchas veces los bloqueos técnicos de un cantante tienen un origen psicológico o psicosomático. En ocasiones responden a creencias limitantes que la persona ha amueblado en su cabeza influenciado por su entorno o por sus profesores. En esos casos se puede trabajar en el cambio de creencias y apoyar así la mejora técnica. En otras ocasiones estos profesionales creen que el mundo se les derrumba al no conseguir uno u otro papel o que el “karma” les trae un destino trágico. Ayudarles a diferenciar los pensamientos de la realidad es otro de los objetivos.

P. ¿Qué diferencias y similitudes hay entre un 'coach' y un psicólogo?
R. Un coach no puede ayudar a resolver trastornos mentales, de hecho el coachee es un cliente, no un paciente. Lo que sí es posible en los casos en los que la persona necesita terapia psicológica por un trauma o enfermedad, es trabajar a la par con un psicólogo. El coaching está enfocado en objetivos que pueden ser personales o profesionales y en trabajar los cambios que nos ayuden a conseguirlos.

P. ¿Qué cualidades debe de tener un coach profesional?
R. Humm, difícil pregunta. Destacaría la capacidad de escucha, esto los músicos lo tenemos bien trabajado, la intuición, el no juicio y la visión de que un futuro mejor es posible.

P. ¿Tienen aceptación en España?
R. Tiene aceptación pero hay bastante bluf y bastante coaching que no es coaching. Mal utilizado puede servir como otras muchas herramientas para manipular a las personas. En algunas ocasiones se confunde con la terapia psicológica y hay personas que acuden a esta metodología para evitar la visita al psicólogo. Tener un coach puede parecer más cool.

P. ¿Hay intrusismo en la profesión?
R. Hay mucho intrusismo, siempre aconsejo cuando alguien busca un coach que este esté acreditado por AECOP, ICF o ASESCO. Estas acreditaciones son un indicador de formación y calidad. El proceso para conseguirlas es muy duro.

P. ¿A dónde tendría que dirigirse alguien que quisiese formarse para dedicarse profesionalmente al ‘coaching’?
R. Yo tuve la suerte de formarme en el Máster de la Universidad de Deusto, en colaboración con la escuela inglesa Ashridge Business School. Ingleses y americanos nos llevan bastante delantera. Las personas que quieran adentrarse en este mundo pueden informarse en las asociaciones de acreditación.

P. ¿Cómo decidió que su vida estaría dedicada a la música?
R. En realidad lo decidí con 13 años, después de llevar estudiando solfeo y piano desde los siete, había suspendido tres veces cuarto de solfeo por el plan del 66 y sólo me quedaba una convocatoria para abandonar definitivamente esta formación. Mi padre desesperado encontró aquel junio la ayuda de un profesor, José Ferrándiz, que consiguió prepararme en dos meses cuarto y quinto de solfeo sin ningún problema. Un día me dijo: "voy a tocar algo a ver si te gusta". Los acordes de 'La catedral sumergida' de Debussy comenzaron a sonar y recuerdo escuchar las olas, los peces, sentir el agua, ver la catedral realmente. Fue entonces cuando le pregunté cuántos años iba a necesitar para tocar eso y me dijo que si me lo tomaba en serio dos. Aquel día decidí dedicarme a la música.

Lourdes y José Migue Pérez-Sierra con Teresa Berganza
P. ¿Había tradición en su familia?
R. Un hermano de mi madre, Miguel Sierra, fue un tenor muy famoso en la época de Kraus y Lavirgen, obtuvo el Premio Nacional de Teatro en 1959, y mi padre tocaba el clarinete desde pequeño en la banda de música de su pueblo, de forma amateur. Al casarse ellos se juntaron ambos mundos y crecimos rodeados sobre todo por los cantantes e intelectuales de la época que rodeaban a mi tío. Mi hermano José Miguel, que creció debajo del piano de cola donde yo peleaba con terceras y octavas, es un director de orquesta con enorme proyección internacional. Continúa la tradición, estoy muy orgullosa de él.

P. ¿Dónde estudió?
R. En el Conservatorio Superior de Madrid. Al terminar la carrera de piano me ofrecieron ir a Dallas para seguir trabajando con Joaquín Achúcarro pero me tiraba mucho Madrid y mi novio, la verdad... tenía otros planes.

P. ¿Cómo dio el paso de tocar el piano a dedicarse a la gestión cultural y al ‘coaching’?
R. El piano para mí es lo más grande, y el placer de poder tocar, por ejemplo, la Balada 4 de Chopin, es una de las sensaciones más fuertes que la vida me ha podido dar. Sin embargo, la soledad siempre me había parecido tremenda y me gustaba organizar conciertos, trabajar en equipo, desarrollar proyectos culturales. Pasé al backstage felizmente al poco tiempo de terminar la carrera, encontrando interesantes retos profesionales en el entorno de la gestión cultural. He tenido la oportunidad de ser Directora de Cultura en la UIMP, la histórica Residencia de Estudiantes y la Fundación de la Universidad de Alcalá. El coaching llegó a mi vida en 2007, cuando lo experimenté como coachee en un Programa de desarrollo directivo que realizaba en ESADE. El impacto y el volantazo que di a mi vida fue tan fuerte que decidí profundizar en esta herramienta y poder así aportarla también dentro y fuera de mi sector.

P. ¿Sigue tocando?
R. Intento hacerlo a diario, sin mi piano de cola no puedo vivir y siempre tengo al menos dos alumnos de piano, así mantengo la técnica fresca. Me encanta prepararlos para las pruebas de acceso a enseñanzas profesionales. Encontrarme con ellos en esa edad difícil en la que alguien descubrió y apostó también por mi talento.

P. ¿Cómo relaciona la parte empresarial de la gestión con la artística?
R. Me cuesta relacionarlas, aunque la crisis ha hecho que todos los gestores nos acostumbremos a que ingresos menos gastos deben dar como resultado cero en los proyectos culturales. Al menos ese debe ser el objetivo. Sin embargo estoy totalmente a favor de la cultura pública, cultura con C, no con K, una cultura profesionalizada y accesible a todos los ciudadanos, financiada con nuestros impuestos. Intento que este clima de austeridad no enturbie mis decisiones artísticas y la excelencia de los resultados.

P. ¿Cuál de sus facetas le parece más atractiva, la de intérprete, docente o gestora?
R. Me gustan todas, he trabajado duro y estoy satisfecha con lo que he logrado. Creo que estas facetas se complementan, ya que todas trabajan con el talento y ayudan a potenciarlo, esa es mi misión.

P. ¿Se siente reconocida profesionalmente?
R. No te engaño, cuando tenía 30 años quería ser ministra de Cultura, era muy ambiciosa profesionalmente, pero después de hacer mi propio proceso de coaching con 37, descubrí que la felicidad, al menos la mía, está en tener una vida profesional coherente con mis valores personales y que me permita iluminar mi talento y el de los demás.

P. ¿Cuáles son sus próximos proyectos?
R. Uff, si yo te contara.


Lourdes Pérez-Sierra | Coach: “El coaching busca 'sacar de ti tu mejor tú', como decía Pedro Salinas” Lourdes Pérez-Sierra | Coach:  “El coaching busca 'sacar de ti tu mejor tú', como decía Pedro Salinas” Reviewed by Mariela Estévez Campos on 10.6.18 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.