miércoles, 14 de marzo de 2018

Una campaña en Change.org recoge firmas contra la absorción de la Zarzuela

La anunciada fusión del Teatro Real con el Teatro de la Zarzuela en una única institución de gestión privada ha suscitado una creciente ola de rechazo que empieza a plasmarse en acciones concretas. Además de la convocatoria por parte de los sindicatos de una asamblea este miércoles 14 de marzo a las 12.00 horas en el patio de butacas del coliseo de la calle Jovellanos, se ha iniciado una recogida de firmas en la plataforma Change.org oponiéndose a la absorción.

Los que deseen adherirse a la campaña con su firma pueden hacerlo en este enlace. El manifiesto de UGT considera la decisión del Ministerio como una "privatización de nuestro patrimonio cultural, la mercantilización de la zarzuela y por tanto la privatización de la gestión pública cultural a favor de las élites de nuestro país".

En la asamblea de este miércoles, a la que asistirán representantes del Teatro Real, RTVE y otros centros, se informará de lo tratado en la reunión de los sindicatos con el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo y se debatirán las acciones a emprender para evitar lo que CCOO y UGT han calificado en sus comunicados como "una privatización encubierta".

El texto de la petición en Change.org es el siguiente:

"El 10 de octubre de 1856, haciéndolo coincidir con el cumpleaños de la reina, fue inaugurado el Teatro de la Zarzuela. Isabel II -que, dicho sea de paso, no apoyó económicamente la construcción del teatro- declinó la invitación. No hace falta decir que a la inauguración en 1850 del Teatro Real con "La favorita" de Donizetti no había faltado y que durante toda su historia la corona y el estado subvencionarían las temporadas operísticas de la plaza de Oriente donde muy poco espacio quedó (y sigue quedando) para la lírica hispana.

Durante toda su historia, el Teatro Real ha sido coto privado de la burguesía y la aristocracia más rancias de Madrid. A los filarmónicos nos han tenido siempre bien contenidos en las alturas del "paraíso". Hoy, con sus espacios VIP, sus innumerables palcos restringidos, su palco real siempre desierto, sus incontables turnos de abonos y sus precios absolutamente desorbitados, el teatro de la plaza de Oriente continúa siendo un lugar inaccesible para la inmensa mayoría de los ciudadanos. Además, desde su reapertura como coliseo operístico hace 25 años tan solo ha programado ¡una zarzuela! en su temporada ordinaria: "Luisa Fernanda", y por iniciativa de Emilio Sagi.

En 2018, 162 años después, el pez grande, el pez con perlas, con abrigos de visón, el pez que desdeña, que se avergüenza de la zarzuela, pretende fagocitar al Teatro de la Zarzuela con excusas peregrinas y falacias, llegándose a comparar con el caso de París, donde sí existe un teatro nacional e independiente como la Opéra-Comique alternativo a las dos salas de la Opéra. ¿De verdad piensan que somos tan tontos?

Si hay problemas con la gestión de la Zarzuela, que se solucionen, que desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte trabajen un poquito y no que REGALEN el teatro de la calle Jovellanos al tiburón ávido, snob y elitista de la plaza de Oriente. Nada hace prever que, de la noche a la mañana, el Real quiera mantener precios asequibles o que vaya a trabajar a favor del patrimonio teatral y musical español.

Añado un dato:

Precio de una localidad en patio de butacas para "Die Soldaten" en el Real: 209 euros
Precio de una localidad en patio de butacas para "La tabernera del puerto" en la Zarzuela: 44 euros"

1 comentario:

  1. Según las noticias que se pueden leer en la prensa, esta operación de ZARZUELICIDIO, (que, presuntamente, ha sido preparada con nocturnidad y alevosía y con la traición del propio INAEM al mismísimo Director del Teatro de la Zarzuela, actuando este Organismo, contra este director y contra la zarzuela en si , cual Vellido ( o Bellido) Dólfos contra el Rey Don Sancho, si bien en este caso no ha habido ni romance previo de aviso….) parece más bien encaminada a incrementar las producciones operísticas, en detrimento de las representaciones de zarzuela, apropiándose el Real del espacio del citado Teatro de la Zarzuela-y de su presupuesto- para ello-. Y siempre, por supuesto, olvidándose de las operas españolas, que haberlas haylas, aunque el Real parezca desconocerlo. Y es que en este país somos así de generosos y acomplejados, siempre valorando más el arte exterior, y anteponiéndole al nuestro propio.
    ¿Algún amante de la zarzuela se cree que esta pretendida fusión/absorción entre el Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela se realiza con la finalidad de promocionar la Zarzuela y hacerla más internacional, como parece creer Placido Domingo, en esas entusiastas declaraciones que ha realizado a propósito de esta noticia?
    La señora Arteta opina, eso sí, con mucha prudencia, evitando significarse, que si esta operación ha sido una decisión política, que seguramente se hace sin intención de hacer mal. ¿Algún político, de esos que deciden, sabe seriamente, y conoce realmente, que es la ZARZUELA? El desprecio y la ignorancia, es en este caso, ha sido el peor de los males para la zarzuela. ¿Acaso no hemos venido sufriendo a través de los años el ninguneo habitual de las autoridades y organismos públicos respecto a la zarzuela? ¿Eso no ha hecho mal a la zarzuela?
    Este “terrible zarzuelicidio” (Nicolás Kanellos) que se está gestando, no deseo que sea el final de la ZARZUELA. Así es que, cada uno en su casa y Dios en la de todos. La opera en la Plaza de Oriente y la Zarzuela en Jovellanos. Y sin interferencias, ni saqueo del presupuesto.



    ResponderEliminar