lunes, 12 de marzo de 2018

Los restos mortales de Elvira de Hidalgo regresan a su localidad natal

Elvira de Hidalgo con María Callas (Fotos Facebook Bădița Voinea)
Los restos mortales de la cantante de ópera turolense Elvira de Hidalgo, maestra de María Callas, reposarán por fin en el cementerio de Valderrobres, la localidad donde nació hace 127 años y en cuyo museo está prevista la inauguración de dos salas dedicadas a su figura (una de ellas ya abierta al público). La Fundación Valderrobres Patrimonial ha conseguido repatriarlos desde Milán, donde se encontraban depositados en un nicho del Cementerio Mayor. En estos momentos se encuentran en una funeraria de Barcelona a la espera de que se fije la fecha para su inhumación en un panteón del cementerio de Valderrobles.

El gerente de la Fundación ha informado a la prensa de que tanto el entierro como la inauguración de las salas del museo tendrán lugar probablemente entre finales de julio y principios de agosto. El cadáver de Elvira de Hidalgo fue sepultado inicialmente en una tumba sin identificar. Un grupo de sus discípulos trasladó el cuerpo a un nicho con una lápida identificativa del que son propietarios los antiguos alumnos de la cantante, todos con edades entre los 80 y 90 años y cuya fecha de caducidad es 2020, lo que hacía previsible que en esa fecha los restos fuesen trasladados a una fosa común.

Hidalgo, que se casó en dos ocasiones, no tuvo descendencia directa y en la actualidad solamente le sobreviven dos parientes de 91 y 95 años que ya han dado el permiso para que se pueda llevar a cabo el traslado. Los restos mortales de la cantante reposarán en un panteón propiedad de la Fundación que fue cedido por las hermanas de la Caridad cuando se marcharon de la población en 2013.



El museo de Valderrobles expone dos trajes de gala, un miriñaque que usó la soprano en sus actuaciones y un gran retrato de la artista realizado por un pintor belga, entre otras pertenencias llegadas a la institución gracias a un acuerdo alcanzado entre la Fundación valderrobrense y la Diputación Provincial de Barcelona, propietaria de las piezas, por el cual la institución catalana las cede al Museo. El espacio se completa con varios paneles explicativos sobre la vida y la trayectoria de la soprano y con distintas fotografías. La Fundación remitirá una solicitud formal a la Scala de Milán para la cesión de ropa, fotografías, documentación y cartelería relacionadas con la cantante turolense.



Elvira Juana Rodríguez Roglán, que utilizó como nombre artístico el de su abuela paterna, Elvira de Hidalgo, nació en 1891 en la localidad turolense de Valderrobres y falleció en 1980 en Milán (Italia). Hija de Pedro Rodríguez (granadino) y Miguela Roglán (valderrobrense), su familia se trasladó a Barcelona cuando aún era una niña y allí comenzó sus estudios de canto con Conchita Bordalba y María Barrientos, terminándolos en Milán con el maestro Vidal. Debutó en 1908, con 16 años, en el Teatro San Carlo de Nápoles, cantando la Rosina de 'El barbero de Sevilla' de Rossini, iniciando una brillante carrera que la llevaría a cantar en los principales teatros de Europa y América, siendo reconocida como una de las mejores 'soprano d'agilitá' de su época. Retirada definitivamente de los escenarios en 1936, se dedicó a la enseñanza, primero en Atenas, luego en Ankara y, más tarde en Milán, donde el Teatro de la Scala la nombró maestra única de canto en su conservatorio.

En el verano de 1939, María Kalogeropoulos, María Callas, tuvo su primera audición con Elvira de Hidalgo que sería su maestra durante cinco años, si bien nunca dejó de instruirla, llegando a darle clases incluso por teléfono. Le enseñó a vestirse, a moverse y a lograr seguridad en sí misma, convirtiéndose en su amiga y su confidente.

1 comentario:

  1. que vida mas interesante de esta soprano,por lo visto fue una gran cantante de su epoca y profesora de maria callas, lo poco que he oido de ella me demuestra la calida de cantante que fue, me gusta mucho, gracias a sus paisanos por crear esa fundacion que dicen tener en marcha y el museo, me encantaria visitar

    ResponderEliminar