domingo, 25 de junio de 2017

El Centro Botín de las Artes y la Cultura abre sus puertas al público tras cinco años de obras

Fotos del Centro (Facebook Centro Botín)
El nuevo espacio cultural de Santander, el Centro Botín de las Artes y la Cultura, ha abierto sus puertas al público este sábado 24 de junio después de cinco años de obras y de la inauguración oficial realizada el viernes 23 con la presencia de los reyes de España. El edificio nace envuelto en cierta polémica por la oposición de un sector de la población a su ubicación en terreno público en la bahía santanderina ocultando la vista hacia la cordillera y por el retraso de unas obras que debían haber finalizado el 1 de junio de 2014, coincidiendo con la conmemoración del cincuenta aniversario de la Fundación y con la celebración en Santander del Mundial de Vela.

El complejo fue encargado por el banquero Emilio Botín, que falleció sin verlo terminado, al arquitecto italiano Renzo Piano. Su coste inicial era de 80 millones de euros, cantidad que en 2015 ya se había superado en 20 millones según declaraciones del presidente cántabro Miguel Ángel Revilla, aunque la cuantía total de su desfase presupuestario no ha sido desvelada. El coste de la obra fue renegociado en 2016 tras un parón de varios meses en la obra.

Situado en voladizo sobre el mar, el edificio está suspendido sobre pilares y columnas a la altura de las copas de los árboles de los Jardines de Pereda. Una estructura de pasarelas de vidrio, situadas en voladizo a siete metros de altura conecta los dos volúmenes de planta trapezoidal de diferentes tamaños de los que consta el centro. 270.000 piezas cerámicas circulares nacaradas cubren la fachada reflejando la luz de los jardines y de la bahía.

Un auditorio con una gran fachada de cristal con la bahía como telón de fondo con capacidad para 300 personas, 2.500 metros cuadrados de espacios expositivos distribuidos en dos niveles, un espacio polivalente de cuatro aulas para actividades formativas, una azotea con vistas al mar y a la ciudad, y una zona comercial y de restauración en los bajos acristalados completan la oferta del nuevo espacio cultural que alberga bajo su estructura la futura plaza Emilio Botín de 950 metros cuadrados.



El proyecto, que Renzo Piano ha realizado en colaboración con el estudio del arquitecto español Luis Vidal, incluye una intervención en los Jardines de Pereda aledaños al edificio, cuya superficie ha pasado de dos a cuatro hectáreas debido principalmente al soterramiento del tráfico rodado mediante la construcción de un túnel de 372 metros. La rehabilitación de los jardines, en los que se ha creado una zona infantil de juegos de 774 metros cuadrados ha sido llevada a cabo por el paisajista Fernando Caruncho y la artista Cristina Iglesias, con la colaboración del arquitecto. El espacio incluye un anfiteatro con aforo para dos mil personas para la celebración de conciertos y espectáculos al aire libre.


La Fundación ha comprometido un presupuesto anual de 12,5 millones de euros para el mantenimiento y el desarrollo de actividades en el Centro que se han iniciado con tres exposiciones: una muestra de grabados de Goya, la primera monográfica de las instalaciones participativas de Carsten Höller en España y una selección de las colección de la fundación. La programación para los próximos meses incluye conciertos, exposiciones, conferencias, cine y talleres. Se han repartido más de 70.000 pases permanentes de dos euros entre ciudadanos cántabros, nacidos en la comunidad o empadronados en ella, para la visita gratuita e ilimitada a las exposiciones. Para el público general el precio de la entrada es de ocho euros.


Renzo Piano (Génova, 14 de septiembre de 1937) estudió en la Facultad de Arquitectura de Florencia, graduándose en el Politécnico de Milán en 1964. Trabajó con su padre y su hermano en la sociedad familiar. Aprendió proyectos con Franco Albini y, a continuación, durante cinco años (1965-1970), con Louis Kahn y Z.S. Makowsky. Desde 1971 hasta 1977 colaboró con el arquitecto Richard Rogers, realizando entre otros proyectos conjuntos el Centre Georges Pompidou de París (1977). A continuación trabajó con el ingeniero Peter Rice, entre 1977 y 1981, bajo el nombre 'L'Atelier Piano and Rice'.


En 1981 fundó el 'Renzo Piano Building Workshop' (RPBW), que actualmente cuenta con 150 empleados en sus distintas sedes de París, Génova y Nueva York. Entre otras obras ha realizado
el Aeropuerto Internacional de Kansai, Osaka en Japón (1994); el Museo de la Fundación Beyeler, en Basilea (1999); el Centro Paul Klee, Berna (2005); una intervención global en la antes vacía Potsdamer Platz de Berlín y el edificio Daimler-Benz (2000) y la remodelación del puerto y del metro de Génova.

Ha dado clases en las universidades de Columbia y de Pennsylvania, en la Escuela de Arquitectura de Oslo, en la Politécnica de Londres y en la Escuela de arquitectura de esta misma ciudad. En 1998 ganó el Premio Pritzker de Arquitectura. El Centro Botín es su primera obra en España.







No hay comentarios:

Publicar un comentario