lunes, 8 de mayo de 2017

Sinaloa homenajea al fallecido barítono y profesor puertorriqueño Carlos Serrano

Carlos Serrano (página del cantante)
El barítono y profesor puertorriqueño Carlos Serrano (1948-2017), director fundador del Taller de Ópera de Sinaloa, que falleció el pasado jueves 4 de mayo a los 68 años a causa de un accidente en su domicilio de Culiacán (México), ha sido despedido en un emotivo homenaje de cuerpo presente, organizado por el Instituto Sinaloense de Cultura, ofrecido este viernes 5 de mayo en el Teatro Pablo de Villavicencio. El acto contó con la presencia de la esposa e hijo del cantante entre otros familiares, amigos, cantantes y autoridades de la cultura.

En el homenaje, los alumnos y egresados del taller que dirigió Serrano, acompañados de la camerata de la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes, con la dirección del maestro Gordon Campbell, interpretaron varias piezas del 'Réquiem' de Mozart; el coro 'Va pensiero' del 'Nabucco' de Verdi; el 'Sueño imposible' del musical 'El hombre de La Mancha' y el 'Ave María' de Schubert, entre otras piezas.

Nacido en la isla de Vieques, Puerto Rico, el 15 de febrero de 1949, Carlos Felipe Serrano estudió en el Instituto de Música Curtis, en Filadelfia (Estados Unidos) y en la Academy
of Vocal Arts (AVA). Obtuvo fama internacional por sus interpretaciones en los campos de la ópera, el oratorio y la zarzuela. Consiguió sus primeros triunfos como Tonio en 'I Pagliacci' y en el personaje central de 'Gianni Schicchi' con la Ópera de Montreal.

Su carrera se desarrolló en compañías destacadas de Estados Unidos, México y Europa. Sus últimas interpretaciones fueron el papel protagonista de 'Rigoletto' en 2005 y más recientemente Don Quijote en 'El Hombre de la Mancha' en Sinaloa, 'Carmina Burana', en Puerto Rico, 'El Mesías', en Philadelfia, Vidal en la zarzuela 'Luisa Fernanda', en Durango y Guadalajara y recitales como solista en galas de zarzuela en Aguascalientes y Sinaloa.

El barítono fundó y dirigió el Taller de Ópera de Sinaloa, por el que ya han pasado más de 100 cantantes, convirtiéndolo en una reconocida plataforma de formación para las nuevas voces del canto lírico. El cantante estaba casado con la soprano María Luisa Támez (ahora mezzosoprano), ganadora del Premio Morelli en 1981, del Francisco Viñas de Barcelona y del Concurso Mundial de Tokio, entre otros galardones, con la que tuvo un hijo, Jesús, también presente en el homenaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario