lunes, 22 de mayo de 2017

El Ejido rinde homenaje a Caballé dando su nombre a uno de los palcos de su auditorio

El alcalde de El Ejido y la soprano (fotos de 'El Ejido es mi prioridad')
El Ayuntamiento de El Ejido (Almería) rindió este sábado 20 de mayo un homenaje a la soprano barcelonesa Montserrat Caballé (Barcelona, 1933) "por su aportación a la cultura, su trayectoria profesional y, sobre todo, por haber escogido a la ciudad y su Festival de Teatro como el lugar para estrenar, a nivel nacional, su espectáculo La magia de la Ópera", según ha detallado en una nota de prensa el consistorio. Con tal motivo se le ha concedido un palco de honor que, desde este sábado, ya lleva el nombre de la cantante que se une así a Alfredo Kraus y al hijo predilecto de la localidad, Manolo Escobar, a los que ya se había concedido previamente ese reconocimiento.

El alcalde de la localidad, Francisco Góngora (PP), y la concejala de Cultura, Julia Ibáñez, transmitieron desde el escenario, antes del comienzo del espectáculo que la cantante ofreció en la localidad almeriense, el honor que suponía para El Ejido la presencia de la que “ha sido y será un referente de la lírica española y, sin duda, una de las mejores voces del mundo”.

Góngora destacó de la cantante “el extraordinario talento musical", el hecho de que “haya llevado el nombre de nuestro país por todo el mundo” y, sobre todo, la “capacidad humana” y ese sentimiento único que permite a Caballé “transmitir con palabras salidas del alma ese cariño que procesa tanto por lo que hace como por nuestra tierra”. La soprano tomó la palabra para agradecer sus palabras al alcalde y destacó la gran ilusión que le ha producido traer su espectáculo "a España que es nuestra patria tan querida y tan añorada siempre cuando se está por el mundo”.

En el espectáculo, que se pudo ver por primera vez en España en El Ejido, tras visitar escenarios de Nápoles, Viena, Berlín, Frankfurt, Munich y París, la artista hizo un recorrido en primera persona por su vida, sus experiencias y por las óperas que ha interpretado, Para ello contó con la colaboración de su hija, la soprano Montserrat Martí (Barcelona, 1972), el tenor Jordi Galán (Gerona, 1981) y el pianista Ricardo Estrada que interpretaron obras clave del repertorio de ópera y zarzuela de la cantante, la cual cantó a dúo con su hija ‘La Tarantula’ (La Tempranica) y el 'Duetto Buffo Di Due Gatti' de Rossini.



Monserrat Caballé aludió en su relato biográfico a "la magia de la ópera" de la que dijo "es cuando estás sentada en el público y al escuchar esas emociones, el drama en piezas tan clásicas como ‘La Bohème’ de Puccini se te caen las lágrimas”. Algo que, afirmó, también pasa a sus intérpretes, reconociendo "haber llorado en muchas de las interpretaciones y tener dificultad para recomponerse y seguir adelante". La cantante emocionó e hizo reír al público con numerosas anécdotas de su infancia, sus comienzos, sus giras o sus interpretaciones con otras grandes voces como Luciano Pavarotti, Plácido Domingo, José Carreras o la misma María Callas.




Nota de prensa

Montserrat Caballé recibe un emotivo homenaje en El Ejido con la concesión de un palco de honor que ya luce en el Auditorio

El Teatro Auditorio de El Ejido rindió anoche homenaje a una de las grandes voces líricas del mundo, Montserrat Caballé, por su aportación a la cultura, su trayectoria profesional y, sobre todo, por haber escogido a esta ciudad y nuestro Festival de Teatro como el lugar para estrenar, a nivel nacional, su espectáculo ‘La magia de la Ópera’.

El alcalde fue el encargado de transmitir, sobre el escenario y acompañado de la concejala de Cultura Julia Ibáñez, el “verdadero honor” que supone para El Ejido la presencia de Montserrat Caballé y el orgullo que supone rendirle este homenaje, a la que “ha sido y será un referente de la lírica española y, sin duda, una de las mejores voces del mundo”. Ello, junto a otros méritos, ha llevado al Consistorio a concederle un palco de honor en el Auditorio que, desde anoche, ya lleva el nombre de Montserrat Caballé y que se incorpora a los otros dos que, en este mismo espacio escénico, hay dedicados a la figura de Manolo Escobar y Alfredo Kraus.

Durante el acto, Góngora ensalzó “el extraordinario talento musical" que ha marcado durante décadas a esta soprano y, sobre todo, el hecho de que “haya llevado el nombre de nuestro país por todo el mundo”, pero, también, la “capacidad humana” y ese sentimiento único que permite a Caballé “transmitir con palabras salidas del alma ese cariño que procesa tanto por lo que hace como por nuestra tierra”.

Tras una cerrada ovación, que le rindió el público que llenaba el aforo del Auditorio, la soprano tomó la palabra emocionada y mostrándose muy cariñosa con los asistentes y la ciudad de El Ejido. Caballé tuvo unas bonitas palabras con el alcalde con el que se mostró cómplice y cercana en todo momento. De él dijo que “es un alcalde muy joven, pero muy ‘encariñado’ con los ejidenses y todo lo que representa Almería, El Ejido y este Festival” a la vez que destacó “la gran ilusión que le ha transmitido de llevarlo–refiriéndose al Festival- al primer lugar de España que es nuestra patria tan querida y tan añorada siempre cuando se está por el mundo”, dijo la soprano.

El acto, enmarcado dentro del 40 Festival de Teatro de El Ejido, tuvo lugar anoche en los momentos previos al estreno nacional del nuevo espectáculo de Montserrat Caballé, ‘La Magia de la Ópera’ que, tras recorrer los escenarios de Nápoles, Viena, Berlín, Frankfurt, Munich y París, se ha podido ver anoche por primera vez en España.

Fue una noche mágica, donde los asistentes disfrutaron de un espectáculo lleno de emociones, dónde la propia soprano realizó, en primera persona, un recorrido por su larga y extensa trayectoria profesional. Con un formato distinto, al que esperaría a priori cualquier apasionado a la ópera, Caballé volvió a demostrar por qué es una de las grandes divas e innovadoras de España. Lo ha hecho al combinar el relato bibliográfico de su propia vida con las voces de la soprano Montserrat Martí y Jordi Galán, encargados de llevar el peso musical con las interpretaciones de las piezas más clásicas de Puccini, entre ellas ‘La Bohème’, o el propio Rossini hasta llegar al género de la Zarzuela, momento en el que Caballé desplegó su torrente voz para cantar, junto a su hija, el afamado tema ‘La Tarantula’. Quizás fue ése, junto con la interpretación de la ópera Miau, uno de los momentos más esperados de esa noche, la cual permitió a los asistentes encontrarse con una Caballé entregada ‘en cuerpo y alma’ a su público más fiel al que abrió su corazón para descubrir, sin reparos, su vida.

Un alma al desnudo

Cómo ella misma dijo, la intención no fue otra que descubrir a todos ‘la magia de la ópera’ y “esas emociones que, a través de la música, penetra en el corazón y en todos nuestros sentidos” dijo Caballé, a lo que añadió que “es algo que, quizás, no se puede entender pero que, sin duda, nos lleva a amar la ópera”, así como “a servir de inspiración a la gente que nos escucha”.

Precisamente, a ese amor hizo referencia la soprano catalana, a lo largo de sus intervenciones, al decir que “la magia de la ópera es cuando estás sentada en el público y al escuchar esas emociones, el drama en piezas tan clásicas como ‘La Bohème’ de Puccini se te caen las lágrimas”. Algo que, incluso reconoció, “nos pasas a los que la interpretamos”. De hecho, Caballé reconoció haber llorado en muchas de las interpretaciones y tener dificultad para recomponerse y seguir adelante.

Fue precisamente ese amor y sentimiento que transmitió la gran diva de la ópera española lo que cautivó al público ejidenses aún mostrándose emocionado, también, se río, y mucho, con una Caballé entregada y de buen humor que relató numerosas anécdotas ocurridas durante sus giras por Europa, sus comienzos, su infancia o en grandes escenas compartidas junto a otras grandes voces líricas como Luciano Pavarotti, Plácido Domingo, José Carreras o las que vivió co la mismísima María Callas quién reconoció que le llegó a decir en New York que “ella era el teatro mientras que Caballé era la música”.

Entre sus memorias, la soprano encontró la complicidad de los ejidenses cuando hizo referencia a un restaurante que, llamado El Ejido, hay en Europa y al que solía ir ella a cenar tras la respectiva función. Éste está regentado por un almerienses, de nombre Francisco, y como explicó “tenía las mejores verduras que había degustado”. Éstas, por supuesto, “eran de la huerta de España, de El Ejido” dijo Caballé entre aplausos de público.

Los ejidenses recompensaron a la soprano catalana y, a sus acompañantes, con una gran ovación y le rindieron el homenaje que se merece la que pasará a la historia como la voz lírica más importante del siglo XX y XXI de España. Una grande de la ópera que anoche en El Ejido conquistó por dejar su alma al desnudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario