domingo, 26 de febrero de 2017

Opinión | "José Luis Sola triunfa en Bilbao con un Don Ottavio para el recuerdo"


'Don Giovanni', Mozart. ABAO-OLBE 24-II-2017. Por Angélica Burgos

El Palacio Euskalduna de Bilbao se llenó este viernes para presenciar la tercera representación de 'Don Giovanni', obra maestra del compositor austriaco Mozart y cuarto título de la presente temporada de la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (ABAO). La producción del Palau de Les Arts Reina Sofía no es excesivamente espectacular, ubicando los dos actos del 'dramma giocoso' en un solo decorado.

La dirección musical, a cargo de la canadiense Keri-Lynn Wilson al frente de la Orquesta Sinfónica de Euskadi, resultó algo lenta y falta de intensidad aunque debemos destacar su gran labor en el acompañamiento de cantantes. De la pobre dirección de escena diseñada por Jonathan Miller, que no aportó nada a la obra de Mozart, solo cabe destacar el detalle escénico de la presencia de zombies femeninos en la muerte del protagonista.

En el rol principal de Don Giovanni decepcionó el esperado debut del barítono británico Simon Keenlyside, un cantante que no es el mismo de hace unos años aunque en la parte actoral convenció y gustó mucho a un Palacio Euskalduna que rozó el lleno absoluto. Es cierto que vocalmente mejoró algo en el segundo acto pero ya no es el referente de hace algunas temporadas pese a que recientemente haya afrontado el papel en el MET y en la Staatsoper de Viena.

Simón Orfila fue un convincente Leporello a nivel cómico y mostró una potente voz que llegó a eclipsar a la del barítono inglés en casi todos los números conjuntos de la representación. Brillante en el aria 'Madamina il catalogo' e impresionante en 'Viva la libertad', el bajo menorquín llegará a ser un Leporello de referencia en el futuro si logra pulir su capacidad interpretativa.

Tras su inolvidable debut en 2012 como Violetta en 'La Traviata' de Verdi y su triunfo apoteósico en la producción de hace dos temporadas cantando el rol de la esclava Liú en 'Turandot', la soprano canaria Davinia Rodriguez volvía a Bilbao para afrontar el personaje de Donna Anna. El rol ofrece unas dificultades considerables a nivel técnico y la cantante grancanaria, que viene de triunfar en el Theater an der Wien de la capital austriaca con Lady Macbeth, solventó el reto con gran capacidad interpretativa si bien vocalmente no consiguió rematar las arias que el genial compositor de Salzburgo compuso para el personaje de la prometida de Don Ottavio.

Davinia Rodríguez es una artista de gran presencia en escena que, pese a contar con una bella voz y un gran dominio de las coloraturas como se apreció en 'Non mi dir', no consiguió emocionar al Euskalduna como en sus anteriores apariciones. La conclusión que podemos sacar vista su actuación en la capital vizcaína es que posiblemente el papel de Donna Anna no sea lo más idóneo para la cantante de Las Palmas en estos momentos de su carrera.

El gran triunfador de esta producción ha sido sin duda alguna, el tenor Jose Luis Sola, que impresionó en las arias 'Dalla sua pace' donde mostró una voz ideal para el repertorio mozartiano y la archiconocida 'Il mio tesoro', toda una exhibición vocal coronada con un fiato extraordinario. El próximo 16 de marzo se cumplirán 40 años de la muerte del gran tenor ligero Gerard Dunan -una de las mejores voces que ha dado la lírica francesa- y el cantante navarro ha brindado en la capital vizcaína un Don Ottavio inolvidable a modo de homenaje.

La voz femenina mas ovacionada de la noche fue la de la joven soprano donostiarra Miren Urbieta, una Zerlina que destacó en el dúo 'La ci darem la mano' y en el aria del segundo acto. El resto del reparto estaba integrado por la cantante italiana Serena Farnocchia en el rol de Donna Elvira –que sustituía a la inicialmente anunciada Maria Bayo- algo escasa de decibelios para el inmenso Euskalduna y el barítono Giovanni Romeo como un divertido Masetto. Capítulo aparte merece la actuación del bajo Gianluca Buratto como Il Comendatore que, tras una primera intervención algo reservona, sorprendió en el último acto al público asistente con la tremenda potencia de una voz que llegó a escucharse hasta en San Mamés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario