domingo, 19 de febrero de 2017

Mundo Bolo | "¿Qué diablos he dicho?"

Fotos cortesía del autor

Por el actor-cantante y director Jesús Cordón

¿Quién no tiene anécdotas vividas en primera o segunda persona en este maravilloso mundo de los bolos zarzueleros y operísticos? Como es lógico yo no podía ser una excepción. Las de hoy van de aquello de "¿que te pacha en la boca?, se me lenguó la traba o ¿pero que diablos he dicho?" A muchos de nosotros nos ha pasado al interpretar un personaje, por pequeño que sea, que al decir la frase de turno se nos perturba el habla y con sólo cambiar una vocal o una sílaba nos salen cosas muy distintas a lo que está escrito en el libro. Las que ocurren en las partes cantadas, “he cantado en Handemoor” las dejamos para otro día, pero haberlas haylas.


Jesús Cordón
La primera historia la viví en primera persona, de la segunda fui testigo, a otra podemos llamarla inducida y la última me ha llegado por referencias.

La que yo protagonicé fue allá por el mes de julio de 2002 o 2003, no recuerdo exactamente, mientras hacíamos la temporada de ópera y zarzuela con la Compañía de Antonio Lagar y María Dolores Travesedo en la Villa (hoy Fernán Gómez). Entre otros títulos se representaba 'Luisa Fernanda' y me tocaba hacer el Bizco Porras. Todo transcurría sin incidentes hasta que llegó el momento de la entrada con Vidal, al que interpretaba Vicente Lacarcel. Tras la bella romanza “Por el amor de una mujer” cantada  esplendorosamente por Vicente y una vez que acabaron los merecidos aplausos, vino mi glorioso momento: ”Y donde dice mujer, Luisa Fernanda pongamos”. No sé si debido a la emoción, al vino bebido en la escena, que no era ni agua, ni Coca cola, sino vino auténtico, yo solté: “Y donde dice mujer, LUISA FORNANDA PENGAMOS”, ¿Ein?. La cara del tenor, la del director Tuglio Gagliardo, que observaba la escena desde su maestril podio y la carcajada que se oyó por atrás de Miguel de Grandy (D.E.P) que encarnaba a don Florito y que tenía que hacer su aparición a continuación, me confirmaron la duda con la que me había quedado de ¿qué diablos he dicho? Ha sido según los testigos uno de los mejores 'camelos' que se han oído en una función de Zarzuela.

En aquella misma temporada se representaba también 'La Revoltosa' y en el momento final de una de las funciones, una vez producida la reconciliación entre Mari Pepa y Felipe, uno del coro tenía que decir aquello de “A la Verbena vecinos”, pero el amigo soltó un “A LA VECINA VERBENOS” para regocijo y jolgorio general (y terror de la vecina, se supone).

En la tercera, la inducida, ocurrió que teníamos un 'Manojo' en tierras Murcianas con la Compañía Lirica de Zarzuela de Madrid. El tenor cómico Rafa Álvarez de Luna (Capó) y un servidor (don Daniel) le estuvimos comiendo la cabeza antes de la función al que por primera vez hacía el partiquino del camarero que sucede a Espasa cambiándole la frase que tenía que decir cuando Espasa y Ricardo van a entrar en el café. En contestación al mandato de Espasa: “Tú, seguro servidor, involucra el torrefacto al interior”, el tenía que responder: “Queda manufacturado el irresponsable”. Nosotros le convencimos de que estaba mal en el libro, que tenía una errata y que lo que tenía que decir era: “Queda irresponsabilizado el manufacturable”. Conseguimos el propósito y tal cual le habíamos dicho lo soltó, hasta el punto de que Espasa (Meré) le miró con cara de pocos amigos y se metió en el bar sin decir aquello de “anda mi madre este me ha heredado el cargo y hasta el léxico”, mientras nosotros observábamos con regocijo el resultado de nuestro poder de convicción.

La última no la he vivido pero me la han contado. En una 'Alegría de la Huerta', la soprano que encarnaba a la Carola, contestando a Troncho sobre sus sentimientos por Alegrías (¿en qué estaría pensando?) le soltó: “Que no le quiero? Antes de dar mi fe a Juan Francisco lo he pensado mucho ¿sabes? Sentía anhelos por él, pero ni una vez rondó mi raja”, cambiando reja por raja, y demostrando cuánto daño puede hacer modificar una simple vocal.

Y para finalizar, esto nunca me ha pasado, pero lo he pensado muchas veces y es casi una obsesión por temor a que ocurra. Cuando hago don Daniel en 'Manojo', siempre me asalta el temor a contestar a Espasa cuando le dice a Capó: “pero chico si la dirección que tu has señalao, es dirección prohibida para ésta” en referencia a Ascensión y a lo que ésta contesta: “no sé por qué”. “Que te lo diga tu padre, guapa” continúa Espasa, a lo que don Daniel responde: “si lo que usted insinúa es que me gusta más Ricardo que Joaquín para novio de Ascensión, estamos de acuerdo”. Pues bien, mi obsesión, miedo, trauma o como se quiera llamar es decir en vez de lo correcto: “Si lo que usted insinúa es que me gusta más Ricardo que Ascensión para novio de Joaquín, estamos de acuerdo”. Nunca me ha pasado, pero no me extrañaría nada que sucediera y ese es mi miedo.


Con el título de 'Mundo bolo', esta sección de Diario Lírico, para la que solicita la colaboración de sus lectores, tiene periodicidad semanal y en ella tienen cabida, siempre con tono de humor, las experiencias vividas por cantantes e instrumentistas en audiciones y actuaciones. Los que deseen participar pueden enviar sus relatos al correo electrónico redaccion@diariolirico.es indicando si quieren firmar su colaboración o permanecer en el anonimato. Es posible adjuntar fotos para ilustrar la historia narrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario