domingo, 29 de enero de 2017

Mundo Bolo | ¡Pues si cierran el teatro nos vamos a la calle!

Compañía Lírica Española con Antonio Amengual

Por el contrabajista y archimaga José Antonio Román Palomares

El Teatro Principal de Santiago de Compostela se encuentra en el número 21 de la calle Rúa Nova, justo al lado de una cafetería que despliega sus mesas bajo los preciosos soportales centenarios de esa hermosísima ciudad. Justo enfrente de la puerta del teatro, existía (y espero que continúe existiendo) una tienda de recuerdos abarrotada de vieiras con la inscripción 'Recuerdo de Santiago' e infinidad de botafumeiros y demás cachivaches para turistas y peregrinos.

José Antonio Román (cortesía del autor)
Allí “aterrizamos” un día con la Compañía Lirica Española para representar una de las zarzuelas del repertorio habitual. No recuerdo ni la obra ni la fecha, pues hace bastantes años. Lo único que jamás olvidaré es la hora del ensayo: las cuatro de la tarde. A eso de las tres y media, y después de atiborrar el estómago con abundantes viandas de esa maravillosa gastronomía gallega, me dirigí al teatro para participar en el ensayo con toda la compañía.

Dada mi temprana llegada y observando que el teatro estaba 'herméticamente' cerrado, opté por sentarme en una de las mesas del bar anteriormente citado. Mientras me tomaba un espectacular Gin-tonic, fueron llegando solistas, miembros del coro, mis compañeros de la orquesta y por supuesto, el director y empresario: Amengual.

A las cuatro en punto el teatro continuaba 'cerradísimo', ante lo cual don Antonio empezó a dar órdenes (en su discreto tono habitual): “compañía a ensayar, coro masculino al fondo, chicas preparadas en los laterales...” y comenzó a ensayar en plena calle como si del escenario se tratara, cortando prácticamente la calzada y obligando a los turistas a caminar por los soportales.

En eso estaban, cuando observo que la simpar Marta Moreno se hallaba un poco desconectada de tan surrealista ensayo. En ese momento grita Amengual: “¡¡Marta!! ¡Que estamos ensayando!” y ella, sin alterarse, con una cara carente de toda expresividad le contesta: ¡¡ Ay Antonio, es que estoy mirando este escaparate!! De la risotada que lancé, casi se me caen las gafas dentro del copón del para entonces, prácticamente desaparecido gin-tonic. Afortunadamente, a las cuatro y cuarto llegó el encargado de abrir el teatro y ya en el escenario del mismo, continuó el ensayo en el mismo punto donde se había dejado delante del número 21 de la Rúa Nova. E S P E C T A C U L A R

Con el título de 'Mundo bolo', esta sección de Diario Lírico, para la que solicita la colaboración de sus lectores, tiene periodicidad semanal y en ella tienen cabida, siempre con tono de humor, las experiencias vividas por cantantes e instrumentistas en audiciones y actuaciones. Los que deseen participar pueden enviar sus relatos al correo electrónico redaccion@diariolirico.es indicando si quieren firmar su colaboración o permanecer en el anonimato. Es posible adjuntar fotos para ilustrar la historia narrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario