viernes, 13 de enero de 2017

El Liceu presenta su Proyecto Social que, entre otras acciones, llevará la ópera a las cárceles

El Gran Teatre del Liceu ha presentado su Proyecto Social, que su equipo rector considera uno de los tres vectores directores de su Plan Estratégico y de Viabilidad 2014-2017, junto con los de calidad artística y sostenibilidad económica. En la presentación se ha anunciado la puesta en marcha de dos nuevos proyectos: uno, en fase de estudio y con una inversión prevista de 75.000 euros, que se propone llevar la ópera con acciones presenciales a los 14 centros penitenciarios de Cataluña; el otro, bajo el título, Foyer XXI, programará música contemporánea en el foyer del coliseo barcelonés a partir del próximo mes de febrero.

El Proyecto Social, que involucra a todos los departamentos del teatro se resume en 10 grandes áreas cuyo objetivo es acercar la ópera a todo el mundo a través de un proyecto "solidario con los sectores más desfavorecidos de la sociedad".  El vector principal es la accesibilidad, con iniciativas como el servicio de audiodescripción (354 usuarios en la temporada 2015/2016), la instalación del bucle magnético, resúmenes argumentales de las óperas siguiendo criterios de lectura fácil, formación a los trabajadores en accesibilidad, servicio de subtitulación y servicios adaptados para personas con discapacidad.

Como se ha informado en la rueda de prensa de presentación, el Proyecto Territorio ha permitido que 1.280 personas viajen desde lugares de toda Cataluña para pisar por primera vez el Liceu con entradas a un precio reducido. El Liceu a la Fresca ha contribuido a la difusión de una ópera a más de 100.000 personas de forma simultánea. Por segundo año consecutivo el teatro ha colaborado con el programa Apropa Cultura, que facilita el acceso a la cultura de colectivos vulnerables, incrementándose la oferta con 1.000 butacas más que en la anterior temporada, con un total de 3.900 entradas disponibles para ver 14 óperas, tres espectáculos de danza, nueve conciertos, o los espectáculos familiares y de Petit Liceu.



El Coro y la Orquesta del Gran Teatre del Liceu realizan conciertos a precios populares o gratuitos en distintos lugares de la ciudad. El coliseo emprende iniciativas de concienciación hacia colectivos en riesgo de exclusión o en posición de desigualdad social o laboral, con jornadas y funciones especiales como la Open Day para niños y niñas con Trastorno del Espectro Autista. El coliseo se convirtió en 2004 en el primer teatro de ópera europeo en obtener el certificado del Sistema de Gestión Ambiental conforme a la norma ISO-14.001; poco después fue el primer teatro de ópera del mundo y por ahora el único en recibir el certificado EMAS (Ecomanagement and Audit Scheme); y en 2013 se convertió en el primer teatro de ópera de Europa en lograr el certificado ISO 50.001 del Sistema de Gestión Energética.

El área pedagógica y educativa ha facilitado, según cifras facilitadas por el teatro, desde la temporada 1999-2000 que más de 1.227.844 espectadores asistieran a los espectáculos del Petit Liceu (811.368 escolares y 416.476 de público familiar) con un total de 1.572 funciones. El Liceu ha fomentado en los últimos años una política de precios más accesibles dirigidos a jóvenes (Carné Joven, Escena 25, Menores de 35 años), estudiantes (Cuaderno Cultura, Estudiantes menores de 29 años), escuelas (Petit Liceu escolar), parados, familias (tarifa única, monoparentales, numerosas), gente mayor, personas con discapacidad, así como abonos populares de iniciación a la ópera.

La valoración del proyecto social la temporada 2015/16 asciende a unos 1,8 millones de euros contando con la inversión de 1,3 millones de euros en la subvención del precio de entradas para políticas sociales que han ascendido a 90.000 la temporada pasada, y la inversión de 500.000 euros en términos de accesibilidad e infraestructuras para acercar la ópera al país, cifra que prevé incrementarse un 20% esta temporada. Este último dato económico se destina, entre otros, a la adecuación de infraestructuras del Teatro para hacer un Liceu más accesible; las pantallas del Liceu a la Fresca en Barcelona, que este año, por primera vez se instaló en el barrio del Raval y a la cesión de salas y asunción de determinados costes para poder hacer actos donde el Liceu interviene como colaborador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario