miércoles, 30 de noviembre de 2016

La partitura de la Segunda de Mahler se convierte en la obra más cara de la historia

Partitura de la Segunda Sinfonía de Mahler (Sotheby's)
El manuscrito de la Segunda Sinfonía de Mahler, conocida como ‘Resurrección’, escrita para orquesta, coro y dos solistas femeninas, se ha convertido en la pieza musical más cara de la historia de la música al venderse en una subasta celebrada este martes 29 de noviembre en la casa de subastas Sotheby's de Londres en 5,3 millones de euros (4.546.250 libras), dos millones más de lo previsto. El documento de 232 folios escrito a mano por el compositor en tinta negra intensa con algunas partes en tinta marrón o violeta, conserva la encuadernación original y contiene modificaciones, tachones y comentarios en lápiz de color azul del propio Mahler.

La venta realizada en una puja dedicada a documentos y libros de música supera el récord que hasta ahora ostentaba una colección de nueve sinfonías de Mozart vendidas por la misma casa de subastas en 1987 por 2,93 millones de libras, seguida por la Segunda Sinfonía de Robert Schumann, que fue adquirida por 1,7 millones de libras en 1994. La obra fue subastada con un controvertido manuscrito de Beethoven, cuya autoría fue debatida acaloradamente entre los expertos y que finalmente no pudo ser vendido, y con obras de Chopin, Bartok y Sibelius, así como cartas manuscritas pertenecientes a Wagner, Tchaikovsky y Puccini, entre otros.

La partitura fue puesta a la venta por los herederos del empresario y economista estadounidense Gilbert Kaplan (1941-2016) fallecido en enero de este año, que dedicó su vida a hacer realidad su sueño de dirigir la obra (y sólo esta obra) a las orquestas más importantes del mundo. Kaplan se obsesionó con la sinfonía después de escucharla en el Carnegie Hall de Nueva York en 1965 y tras estudiar dirección de orquesta, la dirigió en más de 100 ocasiones, realizando además dos grabaciones de la pieza con la Orquesta Sinfónica de Londres en 1987 y la Filarmónica de Viena en 2002. Estableció además la fundación Kaplan, dedicada a la promoción de la obra del compositor, que otorgaba la beca Mahler. Como director recibió críticas feroces, especialmente de los músicos de las orquestas que tocaron bajo su batuta, pero también tuvo acérrimos defensores.


Kaplan dirigiendo en Viena
El manuscrito original, que Mahler conservó durante su vida, fue cedido en 1920 por su viuda, Alma, a un amigo del matrimonio, el director de orquesta Willem Mengelberg (1871-1951) con motivo del primer Festival de Mahler en Amsterdam. Kaplan lo compró en 1984 a la Fundación Mengelberg, responsable del legado del director, y que lo mantenía en depósito en el Gemeentemuseum de La Haya desde 1982 y publicó una edición facsímil. Desde entonces ha estado depositado en el Morgan Library & Museum de Nueva York. Nunca había sido ofrecido o vendido en el mercado abierto hasta este martes. Sotheby's ha expuesto la partitura en Hong Kong, Viena, Nueva York y Hamburgo antes de la subasta.

La Sinfonía número dos en do menor es una sinfonía coral, conocida como 'Auferstehung' ('Resurrección' en alemán), que pone música a la oda del mismo nombre de Klopstock. Fue compuesta entre 1888 y 1894 y los tres primeros movimientos se estrenaron el 4 de marzo de 1895 en Berlín, antes de que el compositor la diese por concluida. El 13 de diciembre de ese mismo año se presentó en esa misma ciudad la pieza completa. La obra requiere dos cantantes (soprano y mezzosoprano) y un coro, un órgano en el quinto y último movimiento y una gran orquesta con 10 trompas, dos arpas y numerosa percusión que incluye dos gongs, uno agudo y otro grave.

No hay comentarios:

Publicar un comentario