martes, 27 de septiembre de 2016

La SGAE vende el Coliseum y el Lope de Vega por 24 millones menos de lo que le costaron

Teatro Lope de Vega (Stage Entertainment)
La productora escénica Stage Entertainment, responsable entre otros montajes del musical 'El Rey León' que se representa en Madrid desde hace cinco años, y la sociedad de inversión Rockspring Property Investment Managers LLP (Rockspring) han anunciado en un comunicado conjunto la compra a la Sociedad General de Autores, por 58 millones de euros, de los teatros Coliseum y Lope de Vega situados en la Gran Vía madrileña. Ambos coliseos, cuya capacidad conjunta es de 3.000 butacas, habían sido comprados por la SGAE en 2009 por 82 millones de euros. En julio se firmó el contrato de arras de una venta que se cerrará esta semana.

Las dos empresas asociadas para la compra planifican operar en los dos teatros durante los próximos 10 años, sin que el comunicado aclare que ocurrirá una vez transcurrido ese plazo. En la nota informativa se subraya que la cooperación entre Stage Entertainment y Rockspring complementa los planes estratégicos individuales de cada una de las empresas: el deseo de la primera de aumentar su presencia en el panorama cultural madrileño y el interés de la segunda en asentarse en ciudades punteras europeas.

Los edificios serán gestionados por Rockspring Iberia mientras que Stage Entertainment España se encargará de asegurar la continuidad de 'El Rey León' y de revitalizar la programación del teatro Coliseum. Stage Entertainment ha producido además en los últimos años 'El fantasma de la Ópera', 'Mamma mia!, Jesucristo Superstar, Los Miserables, Cats, La Bella y la Bestia, Fiebre del sábado noche y Chicago. En la actualidad Stage tiene alquilado a Arteria –la red de la SGAE con la que se adquirieron los teatros– el Lope de Vega.

La deuda de la SGAE relacionada con Arteria es en la actualidad de 110 millones de euros, según informa 'El Confidencial', lo que supone, siempre según fuentes de ese diario una cantidad de 13 millones de euros al año entre capital e intereses, cifra que bajaría con la venta a 6,5 millones, al desaparecer la deuda hipotecaria. El hecho de que el contrato no establezca ningún compromiso de llevar a cabo actividades culturales en ambos teatros, que podrían incluso ser derribados o convertidos en centros comerciales, unido al bajo precio de la venta, ya había frenado la operación dos años antes de esta firma. La operación recibió en 2015 el visto bueno del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que no vio en ella ningún indicio de ilegalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario