jueves, 25 de agosto de 2016

Una abarrotada catedral de Brescia acoge el funeral de Daniela Dessí

Foto: Armiliato durante el funeral (Papetti, página Giornale di Brescia)
Con la catedral de Brescia repleta de gente que quería brindar su despedida a la soprano, se ha celebrado este martes 23 de agosto el funeral de cuerpo presente de la cantante Daniela Dessí, fallecida el sábado 20 de agosto a causa de un cáncer de cólon. La artista, nacida en Génova en 1957, ha sido enterrada en el cementerio de Gussago, localidad bresciana dónde vivía con su pareja desde el año 2000, el cantante Fabio Armiliato. En el acto religioso el tenor ha dedicado un emocionado adios a la cantante, cuyas palabras recoge toda la prensa italiana:

"Adios, amor mío, alguien dijo que nosotros nos hablábamos con los ojos. Los ojos son el espejo del alma y nuestras almas siempre se han hablado. He compartido contigo 16 años inolvidables, ricos en grandes satisfacciones y con una vida privada intensa que siempre hemos defendido y privilegiado con respecto a todo el resto. No quiero recordar la grandeza de tu arte que es conocida universalmente y testimoniada por los millares de mensajes que llueven de todas partes del mundo. Quiero recordar en cambio de ti tu grandeza de mujer, de madre, tu belleza interior y tu generosidad, tu humor, tu melancolía, pero sobre todo tu fragilidad que pudiera parecer una paradoja con respecto a la detonante personalidad de verdadera diva que poseías, diva en el sentido de divina.

Amarte y ser amado por ti ha sido el regalo más hermoso del destino, pero duele pensar que el mismo destino te haya arrancado tan pronto de mi vida. Nos gustaba tanto estar juntos que te gustaba decir que estábamo siempre pegados como dos sellos. Buscaba tu mano y me decías "no me escapo" y sin embargo te has ido. El crítico musical Giorgio Gualerzi dijo: ha habido el tiempo de la Callas y ahora hay el de la Dessì. Tenía razón. Es justo así. Sin estrépito has subrayado este tiempo de vida musical a caballo de dos siglos con tu clase y con una interpretación extraordinaria siempre diferente y siempre con un denominador común de calidad artística y vocal insuperable. Tú has entrado por derecho propio en la inmortalidad por ello y siempre serás recordada como intérprete de referencia. Tú eres y serás un orgullo perenne para nuestro país".

Durante el funeral, el sacerdote ha recordado además de la actividad como cantante de Dessí, su faceta solidaria, y en particular su labor en apoyo de la asociación bresciana para la recuperación de drogadictos Shalom, muchos de cuyos miembros se encontraban presentes en el acto. Armiliato ha interpretado el Panis Angelicus y un Ave María, acompañado de la alumna de Dessí, Marta Mari, y por megafonía se ha escuchado una grabación de la propia soprano cantando el Ave María de Schubert.

No hay comentarios:

Publicar un comentario