domingo, 28 de agosto de 2016

Mundo Bolo | La maestra Marco ¡y a callar!

Foto: María Dolores Marco (página Yo conocí a la maestra Dolores Marco en Facebook)

Por el contrabajista y archimaga José Antonio Román Palomares

"En unos de los cientos de viajes que realizábamos con San Antonio Amengual, dirigiéndonos a algún lugar de la costa levantina, tras un porrón de kilómetros, paramos a tomar un refrigerio en un bar de cualquiera sabe qué pueblo. Allí estaba él: un precioso loro verde de gran tamaño que presidía el centro del bar a modo de atracción turística. Desde su jaulón (y no penséis en La del manojo de rosas), saludaba a todo bicho viviente con un sonoro ¡HOLA! Con esa voz tan graciosa que emiten los loros.

¡Un loro que habla, en un bar atestado de artistas y músicos! Comenzamos unos y otros a decir chorradas que por supuesto el animalito repetía para el deleite de todos, pero de repente, entre la multitud, surgió la maestra Marco que, acercándose al parlanchín, lo miró con esa mirada que utilizaba cuando pillaba a alguien en escena tonteando o haciendo playback y le dijo: ¡¡Calla coño!!
El inocente volátil, la observó con una inusitada mirada entre curiosa y acojonada pero se quedó inmóvil. La maestra repitió de nuevo con una voz aún más imperiosa y profunda si cabe: ¡¡¡Calla coño!!!, a lo cual, el loro soltó mas fuerte que ella: ¡¡¡CALLA COÑO!!!

Las risotadas de todos los espectadores del bar se escucharon en el pueblo de al lado, el jolgorio fue estrepitoso. Y creo que al loro no se le volvió a ocurrir hablar en público delante de gente desconocida".

Foto: Román Palomares (página Facebook)
Redundando en el fuerte carácter de la maestra, Román Palomares compone también un poema sobre un intento de atraco que ésta sufrió en compañía de una de sus hijas:

"POEMA DESESPERANTE

Por la castiza calle Jaén del barrio de Cuatro Caminos,
la maestra acompañada de una de sus hijas,
volvía de ganar un pastón en un Bingo.

Teniendo el bolso bien cogido
y llegando ya a su portal,
dos pobres ignorantes la intentaron atracar.

¡Denos el bolso señora o lo va usted a lamentar!

¡NO! la Maestra dijo,
y con una bofetada certera
a uno de ellos estrelló contra la acera.

El otro se esfumó presto, pues el pobre pensaría:
¡Esta mujer me mata con un tiesto!

Y ella siguió caminando hacia su portal
como si nada hubiese pasado.
¡Con un aplomo bestial!"


La profesora de canto, pianista y directora María Dolores Marco, o 'La maestra Marco' como era (y sigue siendo) conocida en el mundo musical, nació en Barcelona el 10 de septiembre de 1935. Inició sus estudios musicales con su padre, el tenor Mario Marco. A los once años comenzó a estudiar solfeo, piano, armonía, fuga, instrumentación y dirección de orquesta con José Font Sabaté, con quien posteriormente contraería matrimonio. A los diecisiete años debutó como directora con Los gavilanes de Jacinto Guerrero, en la localidad barcelonesa de Ostalfrach, iniciando una fructífera carrera que le llevó a dirigir un amplio número de títulos de ópera y sobre todo de zarzuela, por toda la geografía española y en más de 40 países de todo el mundo. Compartió su labor de directora con la de acompañante de solistas y profesora de canto y repertorio. Mujer de fuerte carácter, compaginaba su severidad con una atención maternal hacia todos los que estaban bajo sus órdenes. Su humanidad y sus extensos conocimientos sobre todos los aspectos de las representaciones líricas le granjearon el respeto y la admiración de toda la profesión.



Con el título de 'Mundo bolo', esta nueva sección de Diario Lírico, para la que solicita la colaboración de sus lectores, tendrá periodicidad semanal y en ella tendrán cabida, siempre con tono de humor, las experiencias vividas por cantantes e instrumentistas en audiciones y actuaciones. Los que deseen participar pueden enviar sus relatos al correo electrónico redaccion@diariolirico.es indicando si quieren firmar su colaboración o permanecer en el anonimato. Es posible adjuntar fotos para ilustrar la historia narrada.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado!jajajaja. Bienvenida sea esta sección a este estupendo Diario Lírico!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué de anécdotas produjo esta buena mujer! Jajajaja!

    ResponderEliminar