martes, 23 de agosto de 2016

La exhumación del esqueleto de Pacchierotti permite estudiar los efectos de la castración

Foto: Esqueleto de Pacchierotti (Artículo Universidad di Padua)
El reputado semanario británico Nature, galardonado en 2007 con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, ha publicado el informe que un equipo de investigadores de la Universidad de Padua (Italia), ha realizado sobre el estudio del esqueleto del cantante italiano Gaspar Pacchierotti (Fabriano, 1740 - Padua, 1821), centrado en los efectos de la castración. Los restos del artista, conocido por su frase "quién sabe respirar, sabe cantar", han revelado tras los análisis y pruebas realizados: erosión de las vértebras cervicales e inserción de los músculos respiratorios, causados posiblemente por la posición corporal y el ejercicio realizado durante el canto, así como osteoporosis y trastornos de la columna vertebral relacionados con la castración hormonal.

El esqueleto revela, según aclara el informe, la avanzada edad del sujeto y características del sexo masculino, en caderas, fémures, mandíbula y cráneo. Tras explicar que los castrati eran "por lo general altos, con un gran pecho en forma de barril, laringe infantil, y piernas largas y delgadas", confirma que los huesos de Pacchierotti muestran estas características, en especialmente en lo que se refiere a la altura que se estima aproximadamente  en 191 centímetros. El tamaño corporal del cantante, en particular, de su pecho, sumado a su pequeña laringe se asocia al poder de su voz y a su prolongado fiato. El cantante era descrito en su época como "una extensa soprano". La observación de la dentadura descubre una erosión dental muy avanzada debido a bruxismo, probablemente causado por la tensión psíquica compulsiva que suele acompañar a presos o a personas obligadas a hacer cosas contra su voluntad.

Foto: Pacchierotti (Artículo Universidad di Padua)
Las vértebras cervicales estan muy erosionadas, algo que los investigadores achacan a la osteoporosis y a los continuos movimientos de la cabeza y el cuello durante los ejercicios de canto. La inserción de determinados músculos se explica en el informe por los frecuentes movimientos de brazos realizados durante las actuaciones, y el deterioro de la columna vertebral, por la avanzada edad y nuevamente por la osteoporosis. Como se aclara en el artículo de Nature, después de la menopausia o después de la castración en los hombres, la pérdida ósea aumenta en 10 veces.

Una gran parte del deterioro cervical se relaciona en el estudio con el trabajo repetitivo y la tensión muscular propios del trabajo del cantante (y del músico en general) y se detalla: "la postura ideal del cuello en un cantante es con la parte posterior del cuello alargada en comparación con la posición de los hombros, de manera que la rotación del cuello de cabeza no está limitada. Esta técnica también permite evitar la inclinación pasiva, el levantamiento o estiramiento de la caja de la laringe, lo que permite la libertad de gestión del sistema glotal glotal-superior que promueve una mayor facilidad de desarrollo de armónicos. Una actitud postural correcta requiere que la columna vertebral cervical se mantenga en una posición erguida, consiguiendo el alargamiento de la nuca, evitando la lordosis, la extensión y la elevación de la mandíbula". Esta postura fue la causante de la erosión progresiva de las vértebras cervicales de Pacchiarotti.


Vídeo: Alessandro Moreschi, el último castrati

La utilización de castrados en el canto occidental está documentada desde mediados del siglo XVI hasta finales del XIX, fecha en la que la práctica fue ilegalizada. Los 'castrati' eran cantantes que habían sido sometidos entre los 8 y los 12 años (antes de la muda de voz) a la extirpación de los testículos para que de este modo,  al evitar la producción de hormonas masculinas, mantuviesen su voz aguda. Sustituían así a los niños, cuyas voces duraban apenas unos años y a las mujeres, vetadas en la iglesia por un dictamen de San Pablo "mulieres en ecclesiis taceant" ('las mujeres deben a guardar silencio en la iglesia'). Según algunas estimaciones, en la primera mitad del siglo XVIII, alrededor de 4.000 niños eran castrados anualmente para ser dedicados al canto, muchos de los cuales morían en el proceso y la mayoría de los que sobrevivían no llegaban a triunfar en la profesión. Los que sí lo hacían se convertían en ídolos de masas.

No se conocen datos sobre los primeros años de vida de Pacchierotti. Se sabe que fue castrado a los 12 años, a pesar de lo cual mantuvo numerosas relaciones amorosas durante su vida. Debutó a los 19 años en el Teatro dei Nobili en Perugia en un papel femenino. En 1765 ingresó en el coro de San Marcos de Venecia, trabajo que compaginaba con interpretaciones como solista de ópera. Su éxito le llevó a actuar en teatros de toda Italia (Palermo, Nápoles, Milán, Padua, Génova y Turín), participando como protagonista en la inauguaración de la Scala de Milán y años después en la de la Fenice de Venecia. Su fama se extendió por Europa, cantando en repetidas ocasiones en Londres y París. Se retiró a Padua en 1793 donde recibió la visita de numerosas celebridades de la época, como Goldoni, Rossini, Stendhal e incluso Napoleón Bonaparte para quien cantó en 1797. Se dedicó a la docencia de la técnica vocal belcantista y publicó un tratado sobre la misma. La última vez que se presentó en público fue a los 77 años interpretando un motete. Falleció por hidropesía a los 81 años.



El cuerpo, exhumado en 2013 para su estudio, se encontraba en una tumba marcada con una piedra angular con el nombre del castrado. Los investigadores emplearon en sus análisis técnicas forenses arqueológicas y microtomografía computerizada. Aunque anteriormente ya se había estudiado el cuerpo de Carlo Maria Miguel Ángel Nicola Broschi, conocido como Farinelli (1705-1782), algunos de los restos encontrados no pudieron atribuirse claramente al cantante, por lo que el cuerpo de Pacchierotti, en excelente estado de conservación, puede considerarse el primer esqueleto completo de un castrado objeto de estudio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario