sábado, 9 de abril de 2016

El Real estrena una ópera infantil que fue representada en un campo de concentración


El Teatro Real de Madrid ha iniciado las representaciones de la ópera infantil Brundibár (El abejorro), del checo Hans Krása (1899-1944) con libreto de Adolf Hoffmeister (1902-1973), de la que se realizarón 55 funciones entre 1942 y 1944 en el campo de concentración de Terezín (Checoslovaquia). La obra inicia el ciclo 'Crear para vivir' centrado en la música surgida en el entorno de la persecución de los judíos por los nazis. Brundibár, cuenta con dirección de escena de Susana Gómez e interpretación de los solistas y coro de los Pequeños Cantores y la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid (Jorcam), bajo la batuta de Jordi Francés. Se ofrecerán 12 funciones matinales de la ópera: seis dirigidas a los centros escolares y seis abiertas a todo el público, los días 9, 10 y 24 de abril en representaciones a las 11.00 y a las 13.00 horas.


Brundibár fue escrita por Krása en 1938 para un concurso del Ministerio de Educación de su país, pero la persecución antisemita hizo que se estrenase en secreto en 1941 sin la presencia de su autor, que ya había sido deportado. En el campo de Theresienstadt, Hans Krása volvió a escribir la partitura, porque no había podido llevarla consigo. Entre 1942 y 1944, la ópera fue representada unas 55 veces, consiguiendo transmitir una sensación de normalidad a los niños deportados. En la película propagandística 'Der Führer schenkt den Juden eine Stadt' (El fhürer regala una ciudad a los judíos), rodada en ese campo de concentración, se utilizaba un fragmento de la ópera, para presentar la vida supuestamente agradable de los deportados.

En realidad Theresienstadt era un lugar de tránsito para campos de exterminio, donde acabó la mayoría de su población, incluyendo sus cerca de 50.000 niños. Ese fue el destino de Hans Krása, que acabó sus días en Auschwitz, y también de Viktor Ullmann (1898-1944), autor de la ópera El emperador de la Atlántida, que se podrá ver en el Teatro Real el próximo mes de junio. Poco después, Hans Krása y la mayoría de los que intervenían en la ópera fueron asesinados en Auschwitz-Birkenau. El libretista, Adolf Hoffmeister, reconocido caricaturista, ilustrador, escritor y diplomático judío sobrevivió a la persecución exilándose en Estados Unidos. La partitura empleada en las representaciones del coliseo madrileño es la que Krása compuso de memoria en Terezín (una antigua fortaleza a 60 kilómetros de Praga).

La directora de escena, Susana Gómez, ha convertido al malvado acordeonista de la historia original (el único adulto del reparto) en un presentador de televisión que incita al consumismo. Además ha humanizado a los animales y acercado a los niños a un mundo más próximo al actual. La ópera, cantada en castellano, tiene una duración aproximada de 45 minutos. La función será grabada para su distribución audiovisual internacional.

El Teatro Real, en colaboración con el Centro Checo de Madrid, ha organizado una exposición que muestra el cartel, partitura, invitación y bocetos de la ópera, además de algunos dibujos de los prisioneros que permiten imaginar como era la vida en el interior de la fortaleza. Así mismo ambas instituciones han traído a Madrid a una de las niñas supervivientes del coro que interpretó la ópera en el campo de concentración, Dagmar Lieblová de 87 años, que ha viajado a Madrid para los ensayos finales y el estreno de la producción y para recordar en dos charlas "lo que supuso para aquellos niños reclusos participar en la obra".



REPARTO

Brundibár: Jorge Martín (antiguo integrante del Joven Coro de la Comunidad)

Aninka: Teresa Rodríguez
Lucía Seriñán

Pepicek: María Guzmán
Marta García

Gato: Catalina Peláez
Leyre García

Gorrión: Celia Martos
Laura Claro

Perro: Patricia Ginés
Laura Palop

Lechero: Mariam González
Patricia Rodríguez

Policía: Alba Hernanz
Lorena Fernández

Heladero: Gabriela Gomes
Violeta Pascual

Panadero: Álvaro Martín
Natalia Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario