domingo, 18 de octubre de 2015

Daniel Bianco | director y escenógrafo: "El Teatro de la Zarzuela seguirá apostando por los cantantes españoles"

Foto: Daniel Bianco (cortesía del director)
El nuevo director del Teatro de La Zarzuela, el escenógrafo argentino Daniel Bianco llega al coliseo madrileño con el propósito de renovar y poner al día el repertorio lírico español para abrirlo a nuevos públicos. Para ello y, partiendo de un escrupuloso respeto a la música, plantea la revisión de los textos para hacerlos comprensibles a las generaciones actuales, y la apertura a través de un concurso de jóvenes talentos a equipos creativos que aporten savia nueva a los montajes. A la pregunta de si el teatro seguirá apostando como hasta ahora por los cantantes españoles contesta con un rotundo: “¡¡¡Por supuesto que sí!!!”, al mismo tiempo que anuncia la realización de audiciones periódicas y la existencia de un departamento al que los artistas podrán dirigirse con el fin de solicitarlas.


Foto: Bianco (cortesía del director)
Bianco, nacido en Buenos Aires, estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes de la Nación, Ernesto de la Cárcova, especializándose en escenografía de teatro y cine. Afincado en España desde la década de los ochenta, su primer trabajo en nuestro país fue como ayudante de escenografía en la ópera Armide de Gluck, precisamente en el teatro que ahora va a dirigir. Desde 1986, compaginó su labor de escenógrafo con las tareas de dirección técnica y producción en el Teatro Real (Madrid), en el Teatro María Guerrero y en la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Desde 2008 hasta la actualidad, ha sido director artístico adjunto del Teatro Arriaga de Bilbao

Pregunta. Su carrera es un ejemplo de diversificación de géneros y de funciones. ¿Qué le motivó a presentarse a la dirección de un teatro con un repertorio tan ‘delimitado’ como el de La Zarzuela?
Respuesta. No creo que sea tan delimitado, creo que el repertorio español es muy amplio y muy rico. Pero me motivó la idea de poder hacer comprensible y atractivo un género tan nuestro en el Siglo XXI.

P. Las bases de la convocatoria no especificaban qué tipo de teatro se buscaba. ¿Qué modelo plantea usted para un centro con un repertorio y un público tan definido?
R. Mi proyecto va destinado a gestionar un teatro con vocación absoluta de contemporaneidad. Invitando al mayor número de profesionales posibles, acogiendo todo tipo de propuestas y seduciendo a todas las franjas posibles de espectadores. Combinando las tradiciones propias de nuestro genero con las aportaciones de renovación y puesta al día de sus títulos.

Foto: Lady be good (escenografía del director, web)
P. ¿Qué cree que puede aportar a la trayectoria del coliseo madrileño?
R. Construiré sobre los cimientos que otros han construido, abriendo ventanas y puertas para que entre el aire y la luz.

P. Los aficionados han criticado el escaso número de obras de repertorio de las últimas temporadas y el exceso de piezas ajenas al género. ¿Cómo sería su programación ideal?
R. Mi programación ideal es PLURAL, para todos y con todos.

P. ¿Tienen algún futuro en ella los montajes de ‘mantones, claveles y castañuelas’?
R. Ese prejuicio es el que debemos romper, la zarzuela no es eso. La música, la danza y el teatro estarán en el escenario de la Zarzuela.

P. ¿Continuará la apuesta del teatro por los cantantes españoles?
R. ¡¡¡Por supuesto que sí!!!

P. ¿El concurso para jóvenes talentos estará dedicado a cantantes?
R. No, está destinado a equipos creativos, los cantantes tendrán la posibilidad de audicionar periódicamente.

Foto: Luna de miel en el Cairo (escenografía del director, web)
P. ¿Serán audiciones públicas? ¿Qué deben hacer los cantantes para acceder a ellas?
R. Las audiciones en un teatro musical son una tarea necesaria y enriquecedora. Habrá un departamento al que dirigirse, pero sobre todo habrá una corriente de dialogo entre los artistas y el teatro que para mí es fundamental para el trabajo.

P. ¿Qué opina de la tendencia actual en la lírica de primar la estética de los cantantes sobre las voces?
R. No creo que sea tan cierta esa tendencia. En mi caso, concedo primacía a la suma de las muchas cualidades que hacen a un artista.

P. En su proyecto plantea coproducciones dentro y fuera de España. ¿Ve posible realizar coproducciones de un género tan español con teatros de otros países?
R. Sí, es posible, la zarzuela se canta en una lengua que hablan 500 millones de personas y hay un continente, el americano, que aún hoy en día sigue haciendo zarzuela.

P. ¿Qué problemas cree que tiene la zarzuela en España en estos momentos?
R. Es un género estancado, que hay que revivir y redescubrir.

Foto: Il turco in Italia (escenografía del director, web)
P. ¿Qué soluciones plantearía?
R. Encontrar una nueva mirada, ofrecer al espectador los elementos para que ejerza la curiosidad del descubrimiento y no solo la dinámica del recuerdo. Y si bien la zarzuela es un género que forma parte de la cultura española desde las raíces más asentadas recordarla es placentero pero el descubrimiento implica mucho más y enriquece enormemente, es mágico.

P. ¿Cómo llega un escenógrafo con formación en teatro y cine a la lírica?
R. Mi primer trabajo fue como ayudante de escenografía en el año 84 en el Teatro de la Zarzuela en la ópera Armide de Gluck.

P. ¿Ha sido Emilio Sagi su mentor en ese género?
R. No.

Foto: Bianco (web)
P. ¿Tiene formación musical?
R. Sí.

P. ¿Es más fácil trabajar con un actor de texto que con un cantante lírico?
R. Yo soy escenógrafo no director, pero pienso que no es una tarea más fácil o más difícil, son lenguajes distintos, en la lírica la que marca el pulso es la música.

P. Ha declarado que no va a dirigir montajes aunque le gustaría hacer alguna escenografía. ¿Será satisfactorio para usted limitar su labor artística y dedicarse casi exclusivamente a la gestión?
R. Eso lo sabré más adelante, ahora estoy muy entusiasmado e ilusionado con lo que tengo delante. De todos modos yo soy y seré un gestor y un artista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario