miércoles, 16 de septiembre de 2015

Un juzgado indemniza con 30.000 euros a un discapacitado al que se impidió acudir a una ópera

Foto: Auditorio de Alicante (web del ADDA)
El juzgado número tres de primera instancia de Elche ha condenado al Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA) a indemnizar con 30.000 euros a un joven de 29 años con distrofia muscular al que negaron la entrada a una función de ópera. La sentencia condena a la institución por daño moral y por vulnerar los derechos fundamentales de igualdad y no discriminación, y el derecho del ciudadano a asistir a los actos convocados por el ADDA previa comunicación para que la entidad ejecute "los ajustes necesarios para ello".

En octubre de 2013, el demandante, discapacitado físico con un grado de minusvalía reconocido del 84%, que requiere de asistencia para su movilidad y de un sistema de respiración automático, fue invitado por el compositor Marcos Galvany, natural como él de Crevillent, al estreno de su ópera Oh my son, que se realizaría en el ADDA el 12 de abril de 2014. Horas antes de la representación, cuando el demandante era subido al vehículo en el que iba a ser trasladado a Alicante, una llamada telefónica les informó de que no podría entrar en el recinto con su cama medicalizada.

El ADDA alegó no haber conocido la invitación del autor de la ópera hasta marzo, sin tiempo suficiente para encontrar una ubicación adecuada para la cama del demandante. Por esta razón, en una reunión dos días antes del concierto, se habría rechazado la asistencia del joven discapacitado a la ópera porque no existían "las mínimas garantías para la salud y seguridad del mismo". El juzgado, que no aceptó los argumentos de la institución alicantina, resaltó en la sentencia que España ha firmado la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en la que se puntualiza el concepto de "ajustes razonables" como aquellos que permiten "las modificaciones y adaptaciones adecuadas del entorno" de acuerdo con las necesidades específicas de los sujetos "en todas las situaciones particulares". Por todo ello, condenó al ADDA a indemnizar al joven con 30.000 euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario