domingo, 31 de mayo de 2015

Nuria Lorenzo | mezzosoprano "En España siempre ha existido la creencia de que todo lo de fuera es mejor"


Fotos: Nuria Lorenzo (cortesía de la cantante)
Los que se acerquen estos días al Teatro de la Zarzuela de Madrid podrán descubrir entre el numeroso reparto de las dos zarzuelas programadas este mes la presencia de una mezzosoprano viguesa, Nuria Lorenzo que, paso a paso, sin prisa pero sin pausa, con la única tarjeta de presentación de la excelencia vocal y dramática, se está abriendo camino en todos los grandes coliseos españoles. Recién llegada de interpretar a Lola en la Cavallería del Euskalduna de Bilbao, se sube al escenario madrileño en La dogaresa y La marchenera. Tras finalizar la última función, se dirigirá a A Coruña para iniciar los ensayos de La flauta mágica.

Foto: La dogaresa, Teatro de la Zarzuela
Lorenzo decidió a los seis años que quería cantar como Alfredo Kraus después de escucharlo en un programa de televisión y, a pesar de que en su casa no había músicos ni afición al canto lírico, consiguió cumplir su sueño. Años después, aunque no canta como aquel “señor’, básicamente por imperativos biológicos, su vida gira en torno al mundo de la voz, en el que se mueve en su faceta de cantante y en el de directora del Coro Universitario de Vigo y de su propio proyecto, el coro de cámara Gli Appassionati. Está convencida de que el mayor problema con el que deben luchar los cantantes españoles es con el prejuicio generalizado de que “todo lo que viene de fuera es mejor” y cree que la solución es que directores de teatros y festivales apuesten por la cantera del país.

Pregunta. ¿Qué es un concierto dramatizado?
Respuesta. Es un concierto semiescenificado, puede haber atrezzo o no y los cantantes se mueven por el escenario e interactuan entre ellos. El coro está presente durante toda la obra pero no tiene movimiento escénico.

P. ¿Cómo está resultando esta experiencia en el Teatro de la Zarzuela?
R. Pues sinceramente muy interesante y muy buena. Estoy encantada de poder cantar en un teatro tan importante y con tanta solera. Estoy conociendo a muchísima gente y a nuevos compañeros que son maravillosos. No se puede pedir más.

P. ¿Se siente cómoda en la zarzuela combinando parte hablada y cantada?
R. Era algo que me preocupaba porque solamente lo había hecho en una ocasión y no sabía si sería capaz de disimular mi acento gallego, pero por fortuna en estas dos zarzuelas la parte hablada está en manos de unos actores maravillosos. Los cantantes solamente nos hemos centrado en el canto.

Foto: Carmen 
P. Ha cantado además ópera, canción, oratorio, jazz y soul, ¿con qué género se queda?
R. Me gustan todos muchísimo pero si tengo que elegir, quizás me quede con la canción porque es donde puedo expresarme tal y como soy. Dejo de ser un personaje y soy más Nuria. Creo que tengo más libertad para hacer lo que realmente siento.

P. Además dirige su propio proyecto, el Coro de cámara Gli Appassionati de Vigo y el Coro Universitario de esa ciudad. ¿Qué le aporta su experiencia como cantante a su labor como directora?
R. Creo que es muy importante que un coro esté dirigido por una persona especialista en el canto que pueda enseñarles técnica vocal y, lo que para mí es más importante, cómo se deben interpretar los diferentes estilos y cómo se deben poner sobre un escenario. Muchas veces escucho coros que están muy bien afinados pero que no dicen nada, no transmiten, simplemente leen notas. Mi experiencia como cantante me dice que eso no es correcto. Es necesario además interpretar esas notas, que es lo que los compositores querrían.

P. ¿Es eso lo que hace con Gli Appassionati?
R. Sí, con ellos intento no sólo interpretar obras de forma vocal sino tambien escénicamente. ¿Porqué un coro no puede cantar y moverse a la vez por el escenario? ¿Por qué mantener el estereotipo de coro rígido sobre el escenario? Claro que mi visión es la de una cantante que está acostumbrada a cantar haciendo el pino puente al mismo tiempo si es preciso, pero la experiencia me dice que con un coro también se puede hacer.

Foto: Gli appassionati
P. ¿Cómo fueron sus inicios en el mundo del canto?
R. Yo siempre tuve claro que quería ser cantante lírica. Desde muy pequeña empecé a decirle a mi madre que quería cantar ópera. Había visto en la tele a un señor cantando y dando unas explicaciones de técnica vocal y me quedé asombrada. Llamé a mi madre y le dije: "yo quiero cantar como ese señor". Claro está que como ese señor nunca cantaré porque era Alfredo Kraus, pero sí que he podido estudiar y dedicarme a lo que más amo en la vida.

P. ¿Creía cuando empezó que llegaría a ser su profesión?
R. Jamás. Tampoco me lo he planteado nunca. Empecé porque lo que quería era cantar y aprender a hacerlo. Después todo ha ido surgiendo sólo.

P. ¿Había antecedentes en su familia?
R. No. La mía es una historia un poco extraña. Siempre digo que soy un bicho raro porque, a pesar de que en mi casa jamás se escuchó música clásica, yo tuve muy claro desde los seis o siete años que quería cantar ópera. Es gracioso porque no tenía ni idea de lo que era el canto lírico y decía que quería cantar ópera.

P. ¿Ha sido un camino difícil?
R. He nacido con unas cualidades naturales que me lo han facilitado pero también he tenido que trabajar mucho y sigo trabajando para conseguirlo. Mi madre ha sido siempre mi gran apoyo y mi fan número uno. Sin ella no hubiera sido posible. Espero que se sienta muy orgullosa de mí.

P. ¿Cómo está el nivel de la enseñanza del canto en Galicia?
R. Creo que no muy bien. Como muchas cosas en este momento la enseñanza del canto necesita una profunda renovación que apueste por priorizar realmente la formación y la proyección del alumno. Existe un interesante potencial de gente joven que me invita a ser optimista y a creer en el futuro pero ello pasa primero por prestigiar la titulación y por una implicación real en este objetivo tanto de las instituciones como de una gran parte de los profesionales docentes actuales.

P. ¿Se puede hacer una carrera internacional desde Vigo?
R. Claro, ¿por qué no? Igual que canto con gente que viene de todas partes del mundo yo también puedo coger un avión en cualquier momento y desplazarme a donde quiera y todo ello sin renunciar a mi calidad de vida en Vigo.

P. ¿Facilita las cosas ser mezzosoprano en un país de sopranos como España?
R. Simpre me dicen: "qué suerte tienes de ser mezzo porque no te va a faltar el trabajo". Evidentemente somos muchas menos mezzos que sopranos, pero supongo que también hay que demostrar una serie de cualidades y bien hacer porque está clarísimo que si lo haces mal no te van a contratar en ningún sitio.

P. ¿Hay demasiadas sopranos ‘cortas' cantando papeles de mezzosoprano?
R. Pues realmente no lo sé. Yo puedo decir que a mí siempre me han dicho que soy una mezzo ‘da vero’ o de verdad, tampoco sé si esto es así o no. Tengo facilidad para el agudo pero me encuentro muy cómoda en el centro y grave.

P. ¿Quiénes son sus mezzosopranos de referencia?
R. Nunca me ha gustado fijarme en un sólo cantante. Suelo escuchar a muchas voces y después selecciono lo que más me gusta de cada una. Si tengo que decir algún nombre diría Christa Ludwig o Marilyn Horne.

P. ¿Cuál es la ópera, el reparto y el teatro con el que se cumplirían todos sus sueños como cantante?
R. Nunca lo he pensado. La verdad, no me gusta pensar en el futuro. A mí me gusta vivir el presente y el futuro ya se verá. En cuanto a la ópera puedo decir que me encantaría o Werther de Massenet o Samson y Dalila de Saint-Saëns pero en cuanto a reparto y teatro no tengo preferencias.

P. Ha cantado papeles dramáticos como Azucena y papeles líricos como Dido, que a veces incluso es interpretado por sopranos. ¿Cómo se describiría vocalmente?
R. Mi voz en los últimos años ha evolucionado mucho. Se ha hecho mucho más grande y con más cuerpo. Es gracioso porque tengo facilidad para ir al agudo pero lo odio. El público se queda encantado cuando das un si o un do sobreagudos pero ¿por qué? Es mucho más bonito cantar en una zona central o grave en las que expresar todo lo que quieres.

P. ¿Con qué criterio elige su repertorio?
R. Es muy importante elegir piezas que le vayan bien a mi tipo de voz. Hay muchas cosas que me gustaría cantar pero por las que creo que debo esperar. No tengo prisa. Se trata de ir poco a poco, dejando que las cosas sigan su cauce natural sin forzar nada.

P. ¿Qué grandes papeles de mezzosoprano considera apropiados para sus características vocales?
R. Pues pueden ser Favorita, Charlotte, Dalila o Carmen.

P. ¿Hacia dónde le gustaría que se dirigiese su voz en el futuro?
R. Me gustaría seguir haciendo ópera y zarzuela aunque también me encanta el concierto. Me gustaría cantar repertorio sinfónico, estoy deseando cantar Mahler que me apasiona.

P. ¿Cómo prepara las obras?
R. Normalmente empiezo por el texto. Si está en otro idioma lo traduzco, intento conocer la época, el contexto de la obra y cuando ya lo tengo paso a la parte musical. Primero trabajo desde un punto de vista vocal y cuando ya lo tengo, introduzco el texto.

P. ¿Qué importancia le concede a la parte escénica de un personaje?
R. Hoy en día se le da mucha importancia a que un cantante además de cantar sea un buen actor. Creo que la escena y el trabajo con el personaje te pueden ayudar en algunos momentos vocales. Además el público cuando va a ver una ópera busca un espectáculo completo, lo que Wagner llamaba la obra de arte total, y los cantantes debemos ser capaces de colaborar con ese proyecto común relegando un poco la parte vocal y potenciando la escénica.

P. ¿Ha recibido formación actoral?
R. Sinceramente no. Creo que tengo facilidad para la escena aunque no soy de las que hace las cosas a la primera. Necesito madurar las instrucciones del director en mi cabeza y después me dejo llevar. Por suerte siempre he tenido muy buenos directores de escena que me han enseñado y con los que he aprendido y sigo aprendiendo mucho.

P. ¿Qué dificultades tiene hoy en día un cantante lírico en España?
R. En España siempre ha existido la creencia de que todo lo de fuera es mejor. Estoy conociendo a muchísimos compañeros de profesión españoles muy buenos. Ya es hora de que en los teatros españoles los nombres principales sean de aquí porque creo que no tenemos nada que envidiar a los de fuera.

Foto: La traviata
P. ¿Qué soluciones propondría?
R. Pues es muy sencillo. Que los directores de teatros y festivales crean en la cantera española y que los contraten.

P. Premio de Galicia no concurso Música Xove, 1º Premio á Excelencia Musical en Coruña y 1º Premio á Interpretación Musical en Vigo, Galega destacada 2014. ¿Se puede decir que es usted profeta en su tierra?
R. Pues sinceramente diría que no. Todos estos premios los gané con mucho esfuerzo y sin conocer a nadie en los jurados, es más, en dos de ellos aunque eran en Galicia, el presidente era una persona reconocida en el mundo de la música clásica que venía de fuera, como por ejemplo el compositor Antón García Abril gracias al que gané el 1º Premio en Vigo.

P. ¿También en el caso del premio Galega destacada?
R. No, en cuanto a la medalla, tengo que decir que éste sí ha sido un premio entregado por gallegos y que no me lo esperaba. Que un grupo de personas que no conoces decidan premiarte por tu trayectoria profesional, es todo un honor.

P. ¿Cuáles son sus próximos proyectos?
R. Al terminar Marchenera me voy para A Coruña. Ahí cantaré Flauta Mágica. Después tengo un concurso nacional con mi coro y varios conciertos con mi grupo Ladibain y en agosto espero poder descansar porque llevo tres meses seguidos fuera de casa.

1 comentario:

  1. Excelente profesional esta Nuria Lorenzo......llegara lejos.

    ResponderEliminar