jueves, 29 de enero de 2015

Profesionales de la música andaluces publican un manifiesto por la calidad de la enseñanza musical

Foto: Mariola Cantarero (página web)
El proyecto de convocatoria de 175 plazas de cátedra para los conservatorios superiores de Andalucía ha movido a un grupo de profesionales de la música andaluces, entre los que se encuentran intérpretes como Carlos Álvarez y Mariola Cantarero, directores de orquesta y compositores, a publicar un manifiesto en el que solicitan "la paralización de esta convocatoria" que, consideran "que hipotecaría gravísimamente, durante décadas, una enseñanza musical de auténtica calidad y auténticamente superior en Andalucía".

Los firmantes se muestran favorables a un proceso selectivo que, mediante una prueba práctica, tenga en cuenta la excelencia musical en cualquiera de las vertientes interpretativa, creadora o científica y "una valoración seria de méritos artísticos y de alta cualificación (experiencia concertística, trayectoria pedagógica, estrenos, investigación y publicaciones) para determinar la idoneidad de los aspirantes a estos puestos de tan alta responsabilidad".

Rechazan las condiciones que contemplaría la convocatoria, tales como estar en posesión de un doctorado que no existe en el contexto de las enseñanzas artísticas en nuestro país, acreditar años de antigüedad en un cuerpo de enseñanza o, incluso, haber desempeñado cargos directivos de relevancia, al considerar que no sirven para refrendar la excelencia artística o pedagógica de los aspirantes. Por lo que piden la retirada del proyecto "para garantizar la mejor enseñanza posible para las jóvenes generaciones de músicos en Andalucía". Entre los firmantes del manifiesto hay seis premios nacionales de música y tres medallas de Andalucía.


MANIFIESTO POR LA CALIDAD DE LA ENSEÑANZA MUSICAL EN LOS CONSERVATORIOS SUPERIORES DE ANDALUCÍA

Mediante este comunicado quisiéramos mostrar nuestro parecer respecto a las últimas noticias referidas a la posible próxima convocatoria para el acceso a 175 plazas de Cátedra en los Conservatorios Superiores de nuestra comunidad andaluza.

Si bien la noticia, en su impacto inicial, podría ser recibida con entusiasmo, una mínima reflexión sobre el asunto nos lleva a mostrar absoluta perplejidad y decepción por el modo, a nuestro entender inadecuado, en que podrían ser ocupadas unas plazas docentes que requerirían, desde todos los puntos de vista posibles, la máxima preparación profesional.

Al parecer, este acceso a las Cátedras estaría basado en requisitos que en absoluto guardarían relación alguna con la excelencia musical, tanto en su vertiente interpretativa como en la creadora o la científica. Dicho acceso no contempla el modelo de proceso selectivo (aplicado en cualquier centro superior de calidad en el mundo) que, demostradamente, ha dado los mejores frutos y que, además, y según nuestras leyes, podría ser perfectamente factible y aplicable: la realización de una exigente prueba práctica, tanto a nivel interpretativo como pedagógico. Igualmente consideramos imprescindible una valoración seria de méritos artísticos y de alta cualificación (experiencia concertística, trayectoria pedagógica, estrenos, investigación y publicaciones…) que determinasen la idoneidad de los aspirantes a estos puestos de tan alta responsabilidad.

En su lugar, las condiciones que presumiblemente serían exigidas en la convocatoria, tales como estar en posesión de un Doctorado (que, por otra parte, no existe en el contexto de las Enseñanzas Artísticas en nuestro país), acreditar años de antigüedad en un cuerpo de enseñanza o, incluso, haber desempeñado cargos directivos de relevancia, son aspectos que, por sí mismos, no refrendan en absoluto la excelencia artística o pedagógica de los aspirantes. Por ello creemos firmemente que el acceso, tal y como se está planteando, daría lugar a la construcción de un modelo de Conservatorio Superior de dudosa calidad, marginado en una realidad profesional internacional cada vez más exigente y absolutamente enfrentado a los planteamientos vigentes en el Espacio Europeo.
Por todo lo expuesto anteriormente apelamos al buen sentido de nuestras autoridades, solicitando la paralización de esta convocatoria.

Consideramos que aún pueden evitarse los efectos de un proceso que hipotecaría gravísimamente, durante décadas, una enseñanza musical de auténtica calidad y auténticamente superior en Andalucía. Estimamos imprescindible la apertura de un serio proceso de reflexión, mediante el cual se lograran comprender las verdaderas credenciales que un óptimo aspirante a Catedrático debería mostrar, lográndose con ello garantizar la mejor enseñanza posible para nuestras jóvenes generaciones de músicos en nuestra tierra.

Javier Perianes. Pianista, Medalla de Andalucía, Premio Nacional de Música

José María Sánchez-Verdú. Compositor. Premio Nacional de Música. Catedrático en la Musikhochschule de Hannover (Alemania). Profesor en las Musikhochschule de Dresde y Düsseldorf (Alemania)

Carlos Álvarez. Barítono, Premio Nacional de Música. Medalla de Andalucía

Pablo Heras Casado. Director de orquesta, Director titular de la St. Paul Chamber Orchestra (New York, EEUU)

Lucas Macías Navarro. Oboísta, Oboe Solista en la Orquesta del Concertgebouw (Amsterdam, Holanda), Catedrático en la Musikhochschule de Freiburg (Alemania)

César Camarero. Compositor, Premio Nacional de Música

Mariola Cantarero. Soprano, Medalla de Andalucía

Elena Mendoza. Compositora, Premio Nacional de Música

Manuel Hernández Silva. Director de orquesta, Director Titular de la Orquesta Filármónica de Málaga, Director titular de la Orquesta Joven de Andalucía

Trío Arbós. Premio Nacional de Música

Orquesta Barroca Sevilla. Premio Nacional de Música, Premio Manuel de Falla

No hay comentarios:

Publicar un comentario